Navegando por
Mes: julio 2014

ARMADA VENCIBLE

ARMADA VENCIBLE

images

No fue invencible la Armada Invencible enviada por Felipe II en 1588 para invadir Inglaterra y destronar a la protestante Isabel I, sino vencible porque cayó derrotada por los cañones ingleses, llevando la guerra donde nunca tenía que haber llegado, en defensa de un catolicismo enfermizo, estimulado por los doctrinarios de la falsa paz y engañoso amor fraterno.

El visionario guerrero real armó la Grande y Felicísima Armada española con efectivos guerreros llegados de Portugal y Flandes, poniendo al mando del incompetente Alonso Pérez de Guzmán decenas de barcos encañonados que pasaron por el Canal de la Mancha con aviesas intenciones contra los ingleses.

Las malas condiciones meteorológicas fueron el pretexto encontrado por el Imprudente Felipe II para justificar la derrota, quejándose de no haber enviado los barcos a luchar contra los elementos, sino contra los ingleses, que hicieron volver las tropas supervivientes a España con el rabo entre las piernas.

Han pasado de esto 424 años y todavía se oyen en el canal los ecos de las carcajadas inglesas recordando los tres errores de bulto cometidos por las católicas tropas españolas. Primero, considerar que los ingleses eran la mitad tontos y la otra mitad bobos. Segundo, que no es posible camuflar 127 barcos en el estrecho. Tercero que los soldados flamencos no estaban preparados para embarcar contra los hijos de la Gran Bretaña.

De nada sirvieron los rosarios que rezaron diariamente los soldados, ni las misas de campaña en las cubiertas de los barcos, ni las imágenes de Cristos, Vírgenes y santos que ondearon en los mástiles, ni las peticiones de un anticiclón, ni las imploraciones a Dios pidiendo “Álzate Señor en nuestro favor y defiende tu causa”.

REPRESENTATIVIDAD

REPRESENTATIVIDAD

a

De todas las acepciones que tiene la voz “representar”, ponemos atención en la que define este verbo como la acción de sustituir a alguien, hacer sus veces o desempeñar su función en el lugar que corresponda, sea éste institucional o privado. Es así, que lo fundamental de la democracia es la representatividad, es decir, que el pueblo elige a quienes van a representarle y defender sus intereses.

Las urnas dan poder a los elegidos en las votaciones y otorgan legítima representatividad democrática, pero no conceden sabiduría a los elegidos, ni les impermeabilizan contra el error, ni garantizan la representatividad moral que exigen los electores a sus representantes, algo de mayor estima, valor y mérito que la suplantación legal.

Cuando los representantes populares pierden la legitimidad moral, quedan inhabilitados para el ejercicio de la función pública por mucho que apelen al resultado electoral, porque el pueblo no tolera el quebranto de sus intereses amparándose en la legalidad formal de las urnas, si la representatividad moral va por los despachos oficiales con la pata quebrada.

Deben saber los representantes ciudadanos que las papeletas electorales no son el antídoto universal que contrarresta el envenenamiento popular ante la injusticia social, ni el bálsamo de fierabrás que alivia el dolor por la falta de solidaridad, ni es poción mágica que consuela las mentiras institucionales, por mucho que los políticos se empeñen en apelar a la legítima representatividad de las urnas, cuando la representatividad moral ha huido por la gatera.

NOLT HONORABLE PUJOL

NOLT HONORABLE PUJOL

images

Es molt honorable la persona de honor que acredita destacadas cualidades morales, cumple sus obligaciones con los vecinos, es ejemplo de virtud y muestra honrado comportamiento que le distingue y hace merecedor de ser respetado, dignificado, homenajeado y acatado. Pero quien defrauda, miente, estafa, hace trampas y abusa de poder, no merece tal distinción, título y reconocimiento público.

Confiesa dolorido el patriarca de la saga Pujol que tiene dinero sin regularizar fuera de España desde el año 1980, ocultado al mismo tiempo los euros que ha tenido escondidos durante 34 años, porque no encontró “el momento oportuno de hacerlo”, a pesar de las tres amnistías fiscales habidas desde entonces, cometiendo vulgar insulto a la ciudadanía que el señor Mas se encargará de tapar activando la cortina de humo independentista.

El cinismo de Pujol querellándose con El Mundo cuando dio la noticia facilitada por la UDEF, le llevó a decir que se trataba de una “falsa campaña de desprestigio familiar”, adquiriendo su declaración del viernes pasado patéticos síntomas de contaminación borbónica, al solicitar un indulto popular que no merece quien asegura que España roba a Cataluña, cuando la zorra está en el gallinero, al ser este acusador el primer estafador del pueblo catalán.

Viendo las andanzas de Pujol, de sus descendientes y de los compañeros políticos, no queda otra opción que recordar las palabras del presidente Maragall en el Parlamento catalán, cuando le advirtió públicamente en 2005 al hoy honorable Mas que el problema de la organización política capitaneada por Jordi se llamaba “tres por ciento”- luego se demostraría que era el 4 % – pellizco exigido a las empresas durante los veinte años de dominio pujolista.

Es necesario que el pueblo catalán despierte del hipnótico señuelo independentista y comience a limpiar debajo de las alfombras toda la mierda escondida durante décadas de gobierno convergente, porque de no hacerlo muchos pensarán que la sociedad padece una grave patología moral sometida a quiméricas aspiraciones y ficticios problemas, envolviéndose en la señera y convirtiendo a los sinvergüenzas en mártires de una causa insolidaria que no les beneficia, provocada por los hijos naturales y políticos de un victimista estafador.

 

MACABRO CENTENARIO

MACABRO CENTENARIO

Unknown

Se cumplen hoy cien años del comienzo de la Primera Gran Barbarie Mundial, más conocida como Gran Guerra, Primera Guerra Mundial o Guerra Europea para los americanos, que comenzó a fraguarse en el siglo XIX y recibió el pistoletazo de salida el 28 de junio del siguiente, cuando el estudiante nacionalista serbio Gavrilo Princip se encontró casualmente con su víctima junto a una pastelería de Sarajevo.

Este don nadie lo cambio todo, perforando a tiros el cuerpo del heredero imperial, archiduque Francisco de Austria, dando pie a que los austrohúngaros se enfrentaran a los serbios, apoyados por rusos, ingleses y franceses, contra italianos y alemanes, comenzando así una salvaje guerra que duró cuatro sangrientos años, llevándose por delante a millones de personas, nunca bien contabilizadas.

Leyendo diarios personales escritos por soldados que fueron llevados al matadero, el corazón se desgarra disolviendo la razón humana en locura de sangre derramada en las trincheras a golpe de bayoneta calada, rubricando con hechos reales el metafórico pasaje bíblico de Caín y la despreciable hazaña de Sansón, que inspiraron a Freud y Nietzsche, ahogando de impotencia el corazón de todos los ciudadanos corazonados.

Los tiroteados militares, hablan en sus cartas de miles de soldados hechos pedazos, de restos humanos desperdigados por el suelo, de gritos de dolor en las morgues hospitalarias, de amputaciones serrucho en mano, de buitres alimentándose de cadáveres y de insoportables hedores de carne humana nutriendo gusanos al sol.

El asesinato del archiduque fue una casualidad, de acuerdo; pero la guerra fue llevada a cabo con premeditada meditación y despreciable cobardía por mandamases que nunca pisaron el campo de batalla, ni pasaron hambre, ni temblaron de miedo, ni estuvieron frente a un pelotón de fusilamiento, ni saltaron por los aires de un cañonazo ni su carne alimentó perros callejeros hambrientos, porque a las cero horas del siglo XX el plato amargo de la locura estaba puesto sobre la mesa europea.

RECUERDO A UN HOMBRE BUENO

RECUERDO A UN HOMBRE BUENO

images

Cumpliría hoy ciento treinta y nueve años el inmortal niño que nació en una casa alquilada del sevillano patio interior del Palacio de las Dueñas, junto a un claro huerto donde maduraba un limonero, llegando con el tiempo a ser hombre bueno, en el mejor sentido de la palabra.

Formado en la Institución Libre de Enseñanza, enamorado de la vida, forjado en el compromiso social, maridado con el sabio Juan de Mairena, recostado en los campos de Castilla y perdido por tierras de Alvargonzález con sus eternas soledades sobre los hombros, fue don Antonio poeta del pueblo querido por los amantes del verso sincero, sencillo, profundo, sentido y libre de ataduras retóricas inoportunas, porque brota de la machadiana médula espiritual.

Soria-Leonor, como primer encuentro amoroso; Segovia-Guiomar-Pilar amor maduro; y en medio Baeza y su entrañable amigo Palacio de soriana tierra donde la primavera tardaba, haciéndose dulce y bella con su llegada alumbradora de olmos y acacias a la sombra del Moncayo, entre zarzas florecidas y margaritas blanqueando la fina hierba, junto a lirios y azuladas tardes que bordeaban el alto Espino donde estaba su tierra.

Luego, ascenso al balcón municipal segoviano alzando con sus manos bandera tricolor ondeando en mástil de efímeras horas libertarias tejidas por anhelos republicanos con el más puro lino de esperanza, cuando las primeras hojas de los chopos sustituían las últimas flores de los almendros, verdeciendo la primavera republicana que llegaba a todos los corazones.

Y, finalmente, Madrid, Teatro Popular, Misiones Pedagógicas, Defensa de la Cultura, Alianza Intelectual Antifascista, hasta llegar a Rocafort y Barcelona, en medio de un exilio bloqueado en la frontera por cuerpos desterrados, hasta llegar bajo la lluvia con su madre y sin equipaje a Colliure.

Despedida y muerte desterrada un miércoles de ceniza, con el mal de España en el alma y dolorido el corazón frente a un mar enrojecido de sangre por la barbarie de una guerra incivil que lo enterró en tierra extraña donde su cuerpo descansa, hito de peregrinos donde muchos hemos ido con un poema de la mano hasta la tumba del hombre bueno, creyente de una realidad espiritual opuesta al mundo sensible.

SANTIAGO

SANTIAGO

Captura de pantalla 2014-06-16 a la(s) 06.22.03

Hoy que se celebra el día de Santiago en Compostela, vamos a recordar que la historia del apóstol se explica de distinta manera por la Iglesia y por los historiadores, afirmando la primera que el obispo Teodomiro encontró los restos del apóstol en la ciudad episcopal de Iria Flavia sobre los años 812-814 de una forma milagrosa, en un lugar donde se vieron unas luces incandescentes y ardientes, rodeadas de ángeles celestiales.

Enseguida comunicó Teodomiro el hecho al Rey de Asturias, Alfonso II el Casto, quien apoyó entusiasmado el evento, llamando al paraje Campus stellae, – campo de estrellas – es decir, Compostela, aunque otros creen que el nombre procede de Acompositum, que significa cementerio, por los restos humanos allí encontrados.

El casto rey colaboró generosamente a la construcción del primer templo dedicado al culto del apóstol Santiago, poniendo el papa San León su poderoso granito de arena para convencer a toda la cristiandad de semejante descubrimiento, escribiendo una carta a los creyentes católicos en la que atribuía aquellos restos al hijo de Zebedeo.

La versión de los historiadores dice que en el año 813, el ermitaño Pelayo descubrió un rico enterramiento en Iria Flavia, comunicando enseguida el hallazgo a su obispo Teodomiro. Se trataba de una lujosa construcción cuadrada de cuatro metros de lado, rodeada por unas columnas, que contenía en su interior un sepulcro.

Al parecer, el difunto podría ser Prisciliano o un rico comerciante judío, no llegándose a una opinión unánime sobre los restos que guardaba aquel monumento funerario. Lo único que parece claro es que se trataba de un ciudadano importante que vivió en las postrimerías del imperio romano.

Los historiadores de hoy son reacios a aceptar las tesis de Teodomiro, aplaudidas por la Iglesia, ya que no existe ni un sólo documento capaz de acreditar que el Apóstol estuvo predicando en Hispania, y ningún santo ni escritor romano o visigodo dijo algo sobre Santiago o su tumba.

Aprovechando la confusión que el hecho ocasionó y la necesidad que tenían los cristianos de apoyo moral en su lucha contra el Islam, Teodomiro astutamente proclamó a los cuatro vientos que se trataba del sepulcro del apóstol Santiago, ganándose inmediatamente el apoyo de reyes, plebeyos, obispos y feligreses, necesitados todos de un empujón para reconquistar el terreno perdido.

El Rey Alfonso II de Asturias, el Casto, echó el resto y levantó tres iglesias, una sobre el sepulcro y las otras a ambos lados, en honor de Santa María y San Salvador. Esto supuso una inyección de animó a los ejércitos cristianos que a los gritos de “Santiago y cierra España” o de “Santiago matamoros”, de la batalla de Clavijo, reforzaron sensiblemente su moral, la puntería de sus flechas y el ardor en la batalla.

EL VIOLENTO DON CARLOS

EL VIOLENTO DON CARLOS

220px-Don_Carlos_Spanien

La boda del príncipe Felipe en Salamanca con su doble prima María Manuela de Portugal fue organizada por el emperador Carlos para hacerse con la importante dote de la esposa y estabilizar la península ibérica, sin prevenir que su nieto le daría al futuro Felipe II más quebraderos de cabeza de los esperados por el imprudente rey prudente.

Efectivamente, el débil, cheposo, enfermizo, piernicorto, violento, soberbio y caprichoso principito de Habsburgo, quedó a los cuatro años en manos de familiares y tutores por muerte prematura de su madre María Manuela y permanentes ausencias familiares del rey padre.

La enfermiza y obsesiva endogamia real tuvo mucho que ver en las excentricidades del príncipe, pero también influyó su caída escaleras abajo en palacio cuando tenía 17 años, que obligó a trepanarle la cabeza, incrementándose sensiblemente sus tontunas y gratuitas crueldades.

Es decir, que la orfandad materna, la trepanación, el abandono paterno, la contaminación sanguínea y el consentimiento de los educadores, hicieron de Carlitos un pequeño salvaje con descerebradas costumbres como asar liebres vivas, cegar caballos a cuchillo, decapitar ardillas a dentelladas, azotar vasallas, quemar casas de súbditos o tirar criados por las ventanas para divertirse.

A pesar de todo ello, los sufridores españoles de entonces tuvieron suerte, porque el futuro rey murió un día como hoy de 1568 a los veintitrés años de edad en dudosas circunstancias tras ser encerrado en sus aposentos carcelarios por su padre Felipe II, al colmar el vaso de la paciencia real con su intento de apuñalar al duque de Alba cuando este fue enviado a Flandes, contraviniendo el deseo principesco de ir allí a divertirse.

Mucho se habló en los mentideros sobre la posibilidad de que Felipe II asesinara a su hijo cuando estuvo recluido, envenenándolo, estrangulándolo o decapitándolo, pero nada pudo demostrarse, quedando para la historia su dudosa muerte y la certeza de que Felipe III ocupó su lugar, demostrando este rey ser menos violento que su primogénito hermano, pero más tonto que él.