Navegando por
Etiqueta: suicidios

GUERRA TEMPLADA

GUERRA TEMPLADA

1962-2008_Ayer-Hoy_361

Entre la guerra caliente que pone muertos en el campo de batalla y la guerra fría que advierte a los vivos lo que puede ocurrirles con los arsenales guardados, está la guerra templada que mata sin pegar un solo tiro ni lanzar misiles contra la indefensa población, porque su sistema de aniquilación es a través de leyes firmadas por quienes no tienen escrúpulos en diezmar la población si mejoran con ello su cuenta corriente.

A veces no basta con gritar más alto para acallar el ronquido del hambre, ni desempolvar pesadillas en la sombra da respuestas a los interrogantes que deja la miseria en paredes y pancartas, cuando la duda garabatea palabras inasequibles al libro sagrado y el pentagrama social entona consignas inaudibles para los depredadores.

La paz de los tratados evita resplandores de bombas en las noches negras de la barbarie, es cierto. Pero es más verdad que la sinrazón de la mortal guerra fría extermina sin pólvora almas inocentes mostrando los colmillos tras la sonrisa de hiena, sin disparar con plomo a cuerpos anémicos condenados a muerte por una ambición amparada en leyes exterminadoras.

El incesante goteo de suicidios griegos a los pies de Atenea cumple mandato de quienes contemplan indiferentes desde su olimpo la mortuoria secuencia de vidas abandonadas, inaccesibles a periódicos y pantallas televisivas para evitar contagio de la epidemia fúnebre que se expande entre sus gloriosas piedras. Callar es cobardía y mirar para otro lado, apocamiento, cuando la sangre grita rebeldía contra al látigo financiero que fustiga inclemente la espalda dolorida de un pueblo que pide limosna para sobrevivir.

ME DUELE GRECIA

ME DUELE GRECIA

HEALING

A veces no basta con gritar más alto para acallar el ronquido del hambre, ni desempolvar pesadillas en la sombra da respuestas a los interrogantes que deja la miseria en paredes y pancartas, cuando la duda garabatea palabras inasequibles al libro sagrado y el pentagrama social entona consignas inaudibles para los depredadores.

La paz de los tratados evita resplandores de bombas en las noches negras de la barbarie, es cierto. Pero es más verdad que la sinrazón de la mortal guerra fría extermina sin pólvora almas inocentes mostrando los colmillos tras la sonrisa de hiena, sin disparar con plomo a cuerpos anémicos condenados a muerte por una ambición amparada en pacíficas leyes exterminadoras.

Los suicidios griegos a los pies de Atenea no son fruto inexplicable del azar, sino cumplimiento de mandatos dictados por quienes contemplan desde su olimpo la mortuoria secuencia de vidas abandonadas, inaccesibles a las páginas de periódicos y pantallas televisivas en un intento de evitar contagio de la epidemia fúnebre que se expande entre sus gloriosas piedras.

Pero callar es cobardía y mirar para otro lado, apocamiento, cuando la sangre del prójimo grita rebeldía contra al látigo financiero que fustiga inclemente la espalda dolorida de un pueblo que pide limosna para sobrevivir, ante la indiferencia de los vecinos del sur que esperan mansamente su turno a la puerta, resignados al inmerecido destino que les espera.

ENCARNADURA

ENCARNADURA

images-1

El libro de la palabras define la encarnadura como una disposición de los tejidos del cuerpo humano que favorece la cicatrización de las heridas y la curación de lesiones. Pero coloquialmente, se atribuye buena encarnadura a las personas de soportan críticas sin inmutarse ni mover una pestaña, simulando ausencia de dolor, aunque los hechos les estén abriendo las carnes.

Eso hacen don Mariano y don Alfredo ante las críticas que reciben, dejándonos a todos pasmados con sus intervenciones, omisiones, escapismos y silencios, por muy noqueados que estén ante las situaciones que cada uno de ellos atraviesa, de las que salen a hombros de sus palmeros, entre el abucheo del pueblo y con el impermeable puesto para que no les alcancen las salpicaduras de la mierda que están cayendo sobre sus partidos.

Paradigmas de cinismo, hablando de transparencia y democracia interna. Ejemplos de hipocresía por negar la corrupción propia ante el reparto de los cien casos de podredumbre que esperan turno en los juzgados. Modelos de engaño al afirmar que no todos los políticos son corruptos considerando que sólo son tales quienes se lo llevan, y no quienes los protegen, encubren y guardan silencio ante las fechorías de los malhechores. Arquetipos de falacia al proponer medidas contra la corrupción sin tomar las medidas que están a su alcance para subsanar las corrupciones propias. Enhorabuena a los dos por el éxito obtenido sin otro mérito que mantener baja la testuz para no ver los excrementos que sobrevuelan por encima de sus cabezas.

Pónganse parches Sor Virginia en el cinismo de quienes autorizaron el insulto ponferradino y luego se rasgaron las vestiduras para mantenerse en su puesto. Aplíquense con urgencia electrochoques a la izquierda socialista para que reaccione internamente y lleve a cabo la necesaria y profunda renovación del partido, antes que la destrucción sea total e irreparable. Aplíquense con la  misma urgencia puntos de sutura a la ceja izquierda de Rubalcaba que le ha roto Chacón con un uppercut directo en las redes sociales. Y quítense las prótesis de las bocas al pueblo que no cierra las mandíbulas teniendo las dos sardinas entre los dientes.

DESCRÉDITO POLÍTICO

DESCRÉDITO POLÍTICO

Unknown

Es tan grande la desconfianza del pueblo en los políticos, que son pocos los ciudadanos que conceden el mínimo crédito a sus palabras, hartos ya de mentiras, incumplimientos, demagogia, trampas y fraudes electorales. La reputación social y la autoridad moral de los dirigentes políticos está más desprestigiada que las promesas de borrachos y trileros, aunque mantengan el inmerecido poder de las urnas.

No son los desahucios, ni los suicidios, ni los abusos, ni las estafas, ni los incumplimientos, lo más grave que está pasando en el país, siendo todo ello muy grave. Tampoco lo es la impunidad de los corruptos, ni la institucionalización de la mentira, ni la basura que se esconde en las alfombras reales, ni el putrefacto olor que despiden los despachos oficiales. Lo más grave que está sucediendo es la pérdida de conciencia sobre lo que está pasando por la rutinización de hechos corruptivos y la desconfianza generalizada en las instituciones, en la clase política y, más allá de todo esto, en la degenerada democracia que imponen pseudócratas de pacotilla.

Los casos de corrupción en las postrimerías del felipismo enviaron a su líder a las tinieblas porque 9.716.006 ciudadanos confiaron en que la alternativa Popular al gobierno de González salvaría al país del lodazal en que fue hundido por los fondos reservados, los GAL, los rubios, los juanesguerras, los roldanes, y otros sinvergüenzas de similar calaña, que tanto daño hicieron al socialismo y al país.

Pero hoy las cosas han cambiado a peor porque muchos ciudadanos ya no confían en los partidos, ni en esta democracia, ni en las elecciones, ni en la monarquía, ni en los políticos, como refleja el hecho de que en las últimas elecciones, la abstención, el voto en blanco y el nulo fue del 30,97 %, siendo 10.561.756 los ciudadanos que optaron por la protesta con su inhibición, muy cercanos a los 10.830.693 votos que dieron la mayoría absoluta al Partido Popular.

Es presumible que en las próximas elecciones gane por mayoría absoluta la indignación, el descontento y la desconfianza, sin que los políticos estén haciendo nada por evitarlo.

HARTURA

HARTURA

317views

Un líder político de la derecha española defiende al Gobierno de su partido asegurando que la última promesa electoral que faltaba por incumplir, se incumple por el bien del país, cuando en realidad el tijeretazo a las pensiones de jubilación representa el último engaño de los muchos que estamos padeciendo injustamente los ciudadanos, sin ver que la situación mejore con los recortes derivados de esta gran estafa.

La incompetencia manifiesta y las contradicciones evidentes de nuestros dirigentes políticos pone de manifiesto su incapacidad para llevar el timón de un país que está haciendo aguas por todas partes, menos por la de los privilegiados que toman el sol y bebe piña colada en la cubierta del barco.

El empeño del capitán en navegar de costado contra las olas acabará por hacernos zozobrar a todos, porque los golpes de mar sobre el cascarón de madera que nos sostiene terminarán por abrir tantas vías de agua como ciudadanos desesperados caminan al pairo de la vida, doloridos por la falta de comprensión de sus problemas y la ausencia de reflejos para anticiparse a las desgracias.

No basta a los regidores nacionales y autonómicos con los suicidios habidos y los homicidios que esperan. Ahora se trata de elevar las cotas de mortalidad en España a los niveles provocados por la Peste Negra del siglo XIV, mimetizada por los recortes sanitarios que terminarán convirtiendo los suburbios de las ciudades en grandes morgues sin redención.

Tal vez la solución a todo ello, perdones ustedes, sea que los suicidios se transformen en homicidios para que los banqueros comiencen a ser conocidos por sus nombres y apellidos en las notas necrológicas, la ambición ceda unos metros a la compasión y los políticos se tomen en serio las protestas ciudadanas contra sus privilegios.

DESAHUCIOS Y SUICIDIOS

DESAHUCIOS Y SUICIDIOS

Anoche he tenido que apagar de nuevo el televisor ante el espanto que me ha producido un nuevo intento de suicidio en Burjassot, tras el ocurrido dos días antes en La Chana granadina, cuando ambos ciudadanos iban a ser desahuciados por terroristas usureros.

Ese, y no otro, es el calificativo que merecen los asesinos de guante blanco, pues quien provoca el suicidio de un ciudadano por un afán de usura desmedida, mientras perdona deudas millonarias a los partidos políticos, es un terrorista financiero. Depredadores que no matan para sobrevivir como hacen los animales, sino para darle unos metros más de eslora al barco que atracan en Puerto Banus.

No obstante, amigos, por mucho que la realidad se empeñe en demostrar lo contrario, sigo pensando que la naturaleza humana se dirige espontáneamente hacia la armonía, el equilibrio, el afecto y la concordia. La depredación no es propia de la raza humana y sólo anida en corazones rotos de extraños homínidos todavía por catalogar, que van por los despachos en taparrabos morales.

Nada hay bueno detrás de la usura, ni el cumplimiento de una ley de 1909 consuela el estrago social que provoca. El desahucio espanta los más nobles sentimientos del ser humano. Conculca los derechos naturales básicos. Enaltece la sinrazón. Y lo que es peor, despierta malos instintos en los desahuciados, provoca el desprecio ciudadano y abre las puertas a la guerra social, como advirtió Schiller al ver que los sajones se transformaban en caníbales.

La enfermedad de nuestro tiempo no se llama cáncer, ni infarto, ni parálisis, sino codicia, ambición y poder, detestable trinidad que ha llevado al matadero a 85 millones de personas en el siglo pasado, y amenaza con mejorar la cifra en el presente.

Nada hay más importante que la vida, amigos, nada. Y los jóvenes tienen que gritarle a los ángeles exterminadores en las narices que su principal misión es existir, ser, y que sus ocupaciones con la vida no les dejan tiempo libre para morir. Ese es el principio del ser humano, porque con la muerte todo termina. Por eso, incluso una larva acomodada en las entrañas de un cadáver, representa algo más que los restos de carne que le han dado vida.