Navegando por
Etiqueta: san Pedro

EXCOMUNIÓN PLANETARIA

EXCOMUNIÓN PLANETARIA

245px-Alfonso_de_Borja,_obispo_de_Valencia_y_papa_Calixto_III

En el año 1455 el cardenal Alfonso de Borja fue elegido papa con el nombre de Calixto III, siendo el primer español en acomodar sus posaderas pontificias en la silla de San Pedro, dispuesto a dar mucho que hablar en la historia, multiplicando las habladurías quienes le sucedieron en la sede romana, como ejemplo de lo que no deben hacer los grandes pastores de la grey católica.

El listo de Calixto ocupó gran parte de su tiempo en enriquecerse y dejar bien colocada a la familia, especialmente a su sobrino Borgia que subió al pódium eclesiástico como Alejandro VI, protector de sus nueve hijos, especialmente de Lucrecia y César Borgia, haciendo lamentable historia de toda la saga.

La leyenda no bien documentada, cuenta algunas extravagancias tragicómicas de Calixto, siendo la más curiosa su decisión de excomulgar al desafortunado cometa Halley, que se deja ver cada setenta y seis años, con tan mala suerte que en una de sus visitas le dio al papa por mirar al cielo y mandarlo al infierno para la eternidad. Condena que debió ser revocada por Dios, pues el cometa ha seguido visitándonos después de la sanción.

Al parecer, no contento con castigar al astro, impuso a todos los creyentes la obligatoriedad de rezar el ángelus tres veces al día: por la mañana, al mediodía y por la noche, para eliminar el cometa del firmamento, costumbre oratoria mantenida por alguna emisora de radio y espadaña religiosa, hasta hace pocos segundos.

El visionario papa, interpretó que la ondulante, amarilla y fogosa cola del Halley representaba la ira de Dios contra los cristianos, por permitir que los turcos se apoderaran de Constantinopla, pretendiendo que las oraciones de los feligreses calmarán al Señor, pidiendo al Todopoderoso que ordenara la caída en picado del cometa sobre la ciudad, provocando la muerte de los malvados turcos con semejante manotazo divino.

LIBERTINO CALDERÓN

LIBERTINO CALDERÓN

Calderón

Se cumplen hoy 333 años de la muerte en Madrid de don Pedro Calderón de la Barca que fue ciudadano ilustre, dramaturgo, bachiller, militar, viajero, caballero de la Orden de Santiago, sacerdote, capellán mayor, secretario del duque de Alba, activo cortesano, personaje influyente, protegido del rey Felipe IV y soldado herido en guerra.

Pero también fue Calderón de la Barca un ciudadano juerguista, vecino pendenciero, jugador embebido, noctámbulo libertino y gamberro de mucho cuidado, aunque en los retratos aparezca tan formalito con sobria cara, generoso mostacho, afilada perilla, abundante melena, hábito franciscano y cruz en el pecho.

Todo ello le llevó a la penuria en los últimos años de su vida, pidiendo es su testamento un entierro austero, barato y descubierto por si mereciese satisfacer en parte las públicas vanidades de su malgastada vida. Fue enterrado seis veces en diferentes lugares hasta que sus restos se perdieron en 1936 porque el párroco de la madrileña iglesia de San Pedro Apóstol murió sin revelar donde los escondió en plena contienda incivil.

Este longevo dramaturgo universal y protagonista de nuestro dorado siglo, se batió de joven a espada, sedujo varias damas, consumió la mitad de la herencia de su padre en tabernas y prostíbulos, perdiendo la otra mitad en juegos de naipes y apuestas de azar, tardando años en complacer el deseo paternal de hacerse sacerdote, cuando las fuerzas no le daban para más.

Pasó por la cárcel acusado de homicidio, tuvo enfrentamientos con Lope de Vega y su vida fue un sueño como la gran obra de teatro que nos dejó haciéndose Segismundo encarcelado en una vida contradictoria, dejándonos como legado 110 comedias, 80 autos sacramentales, muchas loas, numerosos entremeses, obras menores y piezas ocasionales.

EL ABORTO Y LA IGLESIA

EL ABORTO Y LA IGLESIA

Unknown

Teorías filosóficas y opiniones científicas entremezcladas con propuestas de santos, han llevado a la Iglesia Católica de un sitio para otro desde hace 2013 años en relación con el aborto, considerando durante siglos que el feto no era persona, y mucho menos el embrión.

Los cristianos primitivos hacían caso a los estoicos y Empédocles, aceptando que el feto estaba en el útero como un fruto en el árbol, sin existencia propia, por lo que no debía considerarse sujeto moralmente significativo, a pesar de lo comentado por el hipotético San Pedro en su epístola apócrifa, lo escrito por Bernabé el amigo de San Pablo, o los testimonios de Atenágoras, Tertuliano y Basilio.

El mismísimo San Agustín admitía el aborto, al considerar que la animación del ser humano no era inmediata sino retardada, añadiendo que el aborto requería penitencia sólo como pecado sexual.

Ocho siglos después, Santo Tomas de Aquino estuvo de acuerdo con él, expresando que el aborto no era homicidio a menos que el feto tuviera ya un alma, algo que sucedía mucho después de la concepción, ya que como buen aristotélico afirmaba que el feto poseía inicialmente una alma vegetativa, luego un alma animal y finalmente un alma racional, cuando desarrollaba el cuerpo.

Resumiendo, hasta 1869 los teólogos consideraban que el feto no era un ser humano con alma humana hasta 40 días después de la concepción, lo que significaba que un aborto practicado antes de los 40 días no eliminaba una vida humana.

Fue a partir de 1917 cuando la Iglesia Católica estableció que el ser humano debía ser protegido desde la concepción, siendo Pío IX el primero que apoyó la idea, decretando en el Código Canónico que tanto la mujer que aborta como quienes la asistieran, serían excomulgados.

Por otro lado, la propia Iglesia establece que para ser persona hay que estar bautizado, recogiendo esto en el canon 96 del Código de Derecho Canónico: “Por el bautismo, el hombre se incorpora a la Iglesia de Cristo y se constituye persona en ella, con los deberes y derechos que son propios de los cristianos”. 

Actualmente, la Iglesia deja clara su postura a partir del 22 de febrero de 1987, cuando el Prefecto de Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal Joseph Ratzinger rubricó el documento Donum Vitae, afirmando que la vida de todo ser humano debía ser respetada desde el momento mismo de la concepción y nadie podía atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente. Esto dice ahora la Iglesia.

MAESTRO JOSÉ LUIS SAMPEDRO

MAESTRO JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Unknown

La Vanguardia me trae la noticia de la resurrección y vuelta al mundo de Sampedro, porque San Pedro ha prohibido la entrada a José Luis en el cielo reenviándolo a la tierra con todo su eterno y fraternal legado para que sea celemín que ilumine en el camino hacia la redención de los oprimidos, los débiles y desfavorecidos que luchan por una justicia social que amenaza con no llegarles nunca.

Noventa y seis años de vida plenamente vivida, que se expandirán más allá de las cenizas de su esquelético cuerpo abandonado al fatal destino que le rondaba desde hacía tiempo. Ayer Sampedro salió a recibir la muerte con un granizado de Campari en la mano que pidió a su querida Olga, mientras la guadaña remoloneaba por los alrededores de la casa esperando que terminara la copa y diera las gracias a quienes le acompañaban, antes de dormirse en brazos de la parca.

Pero este Sampedro de carne y hueso, humanista, ilustre sabio, valiente predicador, honrado ciudadano y abanderado de valores eternos, seguirá custodiando las llaves del reino de la solidaridad, del compromiso y la verdad, con su etrusca sonrisa como bandera de amante lesbiano en permanente renacer de octubre junto a la vieja sirena, para decirnos que escribir es, ante todo, vivir la balada del agua.

Hoy no cabe una lágrima entre nosotros, ni queja o lamento alguno ante lo inevitable, porque la palabra de José Luis habitará siempre entre nosotros, recordándonos que todo lo hizo como mejor pudo en su larga historia, pidiéndonos que vivamos la vida plenamente en libertad, igualdad y fraternidad.

DÍA DE LA MUJER CATÓLICA

DÍA DE LA MUJER CATÓLICA

307views

images

Desde hace 102 años, se celebra hoy el Día Internacional de la Mujer para reforzar su lucha por la igualdad de sexos, reclamando su participación social en igual condición que los hombres hasta alcanzar su pleno desarrollo. El tema de este año está centrado en la violencia contra la mujer, recogido en la frase: “Una promesa es una promesa: momento de pasar a la acción para acabar con la violencia contra las mujeres”.

Pero yo quiero recogerme en el silencio litúrgico de la Iglesia católica, aromatizado con incienso adulador por las “hijas de Dios”, para llamar a la rebeldía a todas las mujeres católicas que con humillante resignación vienen soportando desde hace 2013 años la bota de los varones profesionales de la virtud sobre su vida personal y religiosa.

Pido a las mujeres católicas que abran la puerta del cónclave que custodia el Camarlengo Bertone y dejen su voto en el cáliz de la Capilla Sixtina.

Pido a las “esclavas”, “siervas”, “amantes”, “cruzadas”, “hermanas”, “hijas” y demás familias de monjas, que dejen las servidumbres y parentescos inferiores.

Pido a las misioneras que dedican su vida a convertir infieles, que lleven a cabo la re-contra-reforma que reforme liturgias, códigos, reglas y estatutos.

Pido a las creyentes vocacionales que se pongan las casullas en las misas, se ajusten los cíngulos en los bautizos, cojan los báculos en los Te Deum, se coronen con mitras en las confirmaciones, ocupen los confesionarios, gobiernen los palacios arzobispales y se sienten en la silla de Pedro.