Navegando por
Etiqueta: pólvora

BUSCADORES DE PAN Y PAZ

BUSCADORES DE PAN Y PAZ

Oyendo hablar al megamultimillonario del anaranjado tupé que rige el cono norte de la opulencia, es obligado vacunarse contra la insolidaridad para evitar indeseables contaminaciones, inoculándonos en el alma dosis de fraternidad humana para favorecer las aspiraciones de mejorestar que traen a la espalda quienes huyen de matanzas ordenadas por las manos usurpadoras que firmaron los tratados de paz.

Hacinados en chabolas de plástico y espacios insalubres, aspiran a ser nuestros vecinos tras peregrinar descalzos por la nieve, estrellarse contra muros, colgarse de concertinas o zozobrar en pateras inmigrantes zarandeadas por manotazos salobres sobre la indefensa balsa caucho, huyendo de la muerte y dispuestos a sudar por una patria lejana de la que los vio nacer, en hogares desterrados y con las bocas resecas, tratando de ahuyentar el hambre, con angustia en sus cuerpos y lagrimeantes soledades recordando la tierra de procedencia.

A los inmigrantes y refugiados que pretenden llegar a nosotros desde la hambruna o la pólvora buscando el pan que no pudieron amasar en sus países de origen, debemos acoger como vecinos, sabiendo que su único delito ha sido nacer en áreas de pobreza o de locura fratricida, condenados al abandono por fatal infortunio de la cuna o la codicia, que hace reyes a unos y a otros esclavos de la necesidad, sin merecer unos ni otros la suerte o desgracia que les ha tocado en tan injusto reparto.

IMPUNIDAD DE LOS CULPABLES

IMPUNIDAD DE LOS CULPABLES

Cuando los cuartos de vuelta a la economía doméstica se están convirtiendo cada viernes en vueltas enteras, se hace difícil comprender, y más imposible aceptar, la impunidad que disfrutan los responsables de la situación, por mucho que quieran convencernos de lo contrario, pontificando desde aterciopelados sillones políticos y enmoquetados consejos de administración.

Ahorrar no es sólo evitar gastos y apretar el cinturón a los demás, sino gastar bien el dinero de todos. Quienes han tirado con pólvora ajena sobre objetivos megalomaniáticos,  tienen que pagar por ello aunque la ley no facilite la tarea, el amiguismo lo impida y el miedo a perder el pesebre cierre la boca a los denunciantes de las trampas.

¿Quiénes fueron los responsables del aeropuerto fantasma de Lérida y del peatonal de Castellón,  que costaron 82 y 200 millones de euros?

¿Dónde están los iluminados que gastaron 400 millones de euros en unas inoperantes obras de la Ciudad de la Cultura gallega?

¿Qué hacer con los “artistas” que implantaron en Alcorcón la inservible Ciudad del Circo aportando 120 millones de euros vecinales?

¿Cuándo van a ser castigados los responsables de la ruinosa Ciudad de la Luz, L’Ágora, los veloces circuitos urbanos y Terra Mítica?

¿Sigue por ahí el responsable de haber gastado lujosamente en las obras del Palacio de San Telmo la cantidad de 60 millones de euros?

¿Tiene algo que decirnos el dirigente político que dilapidó 90 millones de euros en el puerto de Laredo, donde no hay un solo barco en los amarres?

¿Qué alcalde ha dejado empeñados a los madrileños con 6.891 millones de euros hasta el año 2040 en que habrán pagado 10.406 millones de euros?

No vale la pena seguir, pero debemos saber que muchos de estos personajes  nos gobiernan todavía. Otros están bien acomodados en sillones donde el sudor ajeno nutre sus cuentas corrientes. Y la mayoría de los despilfarradores mantienen privilegiados sueldos mientras nos exigen austeridad, sacrificio y pobreza a los demás.