Navegando por
Etiqueta: planeta

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

DUEÑOS DEL PLANETA TIERRA

551views

a

Cada palmo de tierra tiene un propietario, pero la Tierra pertenece a unos cuantos amos del mundo, desde que los mercados y las empresas se extendieron hasta alcanzar una dimensión mundial más allá de las fronteras nacionales, con transformaciones económicas globales, fruto de un feroz capitalismo amparado por las democracias liberales, una vez que cayó el comunismo occidental y se dio por concluida la guerra fría.

En poco tiempo, quedaron subsumidas las economías locales en grandes multinacionales, liberándose la circulación de capitales favorecedora de la enfermiza sociedad de consumo que padecemos, gobernada por transacciones financieras, cuentas corrientes y depósitos bancarios en manos de unos pocos privilegiados, que se reúnen periódicamente para mejorar la forma de engordar las huchas con el sudor, trabajo y miseria de la gran mayoría silenciosa, admiradora de los responsables de su tragedia.

La nota más característica de este mundo económicamente globalizado no es el beneficio común, sino la desigualdad y el retorno al siglo XVIII, en medio de un sectarismo que fracciona a los humanos en dos partes excesivamente desequilibradas, debido a la salvaje especulación de un mercado carente de solidaridad, en el que pueden quitarse caramelos a los huérfanos sin mover una pestaña, ni sentir remordimiento alguno.

Urge un rearme ético y la unión solidaria de los pueblos para frenar los beneficios y la especulación, derivada de una ambición desmedida y desvergonzada, porque de no hacerlo seremos devorados irremediablemente por el grupo de codiciosos que realmente gobierna el planeta, aunque a los demás nos dejen jugar con las urnas electorales en irreales democracias occidentales.

Y no soy yo quien esto dice, sino el profesor suizo Jean Ziegler desde su prestigiosa vicepresidencia del Consejo Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

AMOS DEL MUNDO

AMOS DEL MUNDO

Unknown-1

Los ciento treinta amos del mundo solo se distinguen de los otros siete mil doscientos millones de habitantes que lo pueblan, en que su cuenta corriente tiene más ceros a la derecha de los que puede imaginar uno cualquiera de los pobres desgraciados que comparte el aire con los privilegiados que se reúnen cada año en el foro de Bilderberg para repartirse el planeta y los terrícolas planetarios.

Tan influyentes prohombres y promujeres tienen iguales ojos al resto de los mortales, oyen por idénticos oídos, comen por la misma boca, expulsan los deshechos de igual manera, padecen iguales enfermedades, tienen similares dolores y pero viven con la frustración de no tener suficiente dinero para comprar la inmortalidad ni garantizarse la felicidad.

Quienes bien conocen a los integrantes de tan selecto club, aseguran sin pudor que sus miembros conspiran en cenáculos, comercian dignidades, adulteran leyes, compran voluntades, abusan del poder, blindan privilegios, manipulan informaciones y hacen de su capa nuestro sayo penitencial.

Pertenecen al grupo de favoritos bilderbergianos, algunos destacados banqueros, significados políticos, miembros de casas reales, adinerados financieros, propietarios de medios de comunicación, afanados industriales y ambiciosos comerciantes, todos ellos con abundantes recursos y escasos escrúpulos.

Entre los invitados españoles al foro se encuentra la exreina Sofía, el todoterreno Juan Luis Cebrián, la banquera Patricia Botín, Pablo Isla de Inditex, y los ministros Guindos, Solbes y Gallardón, por citar algunos de ellos, esforzados por el bienestar propio a costa del sudor ajeno.