Navegando por
Etiqueta: Palacio de Anaya

GRACIAS, EMILIANO

GRACIAS, EMILIANO

Emiliano

Conocí al profesor Emiliano Jiménez en sus madrugadoras clases de Geología en el Palacio de Anaya a mediados de la década prodigiosa y no volví a encontrarme con él hasta hace un año en la Asociación Amigos de Unamuno, de la que es miembro activo y participativo, junto a su esposa Pili, enferma de Alzheimer y asidua compañera en las tertulias unamunianas, con permanente sonrisa en los labios, belleza serena, mirada limpia y corazón en bandolera.

Sin saberlo, ella es sustento de vida de Emiliano y estímulo existencial que lo lleva de un lado para otro, acompañándola de la mano como dos enamorados, para quienes la desmemoria ha sido lazo entrañable de amor eterno y mutua gratitud de felicidad compartida, sin muestra de templanza en la donación del maestro a la compañera.

Gracias, Emiliano, por tu testimonio de incondicional entrega a quien todo lo fue, lo es y lo seguirá siendo, mientras te sea permitido consagrarte a ella.

Gracias, Emiliano, por hacernos soñar en quimeras que imaginábamos inalcanzables hasta que apareciste tú, abrazado a ella, entre nosotros.

Gracias, Emiliano, por blindarte amorosamente del dolor tras el caparazón espiritual de tus tortugas, para enseñarnos el camino de la felicidad.

Gracias, Emiliano, por indicarnos la ruta a seguir para agradecer a las personas inermes y desvalidas su contribución a nuestra bienaventuranza.

Gracias, Emiliano, por alumbrar con generosa luz y entrega incondicional, la dichosa vida que espera a los grandes corazones tras la desgracia.

Gracia, Emiliano, en fin, por tu ejemplo de vida, sincera amistad y abierta sonrisa, porque nos ha demostrado que es posible la redención del sufrimiento y la desgracia cuando se antepone el amor.

NACE LA NACIONALISTA RADIO NACIONAL

NACE LA NACIONALISTA RADIO NACIONAL

a

En el salmantino Palacio de Anaya, a dos pasos del bunker ocupado por Franco en el jardín del palacio cedido por el obispo por Pla y Deniel, se instaló la Oficina de Prensa y Propaganda bajo las órdenes del brazo no mutilado del general Millán Astray, fundador de la Radio Nacional de España que emitió su primer programa un día como hoy de 1937.

Emisora que mantiene el nombre original que le puso el tuerto militar, por ser la propagandista del bando rebelde nacional que ocupaba media España, siendo hoy la emisora de España entera por obra y gracia democrática, desde que en 1989 distintas emisoras se fusionaron para formar Radio Nacional de España, más tarde integrada en el Ente Público RTVE hasta que el 1 de enero de 2007 aparece la Corporación RTVE, convirtiéndose la emisora en sociedad mercantil de todos los españoles.

En la primera emisión de aquel martes 19 de enero de 1937 estuvo presente Franco y el embajador de los nazis asentados en Salamanca, Von Faupel, que habían facilitado a los “nacionales” un emisor Telefunken de 20 kW de potencia, utilizado por Hitler durante los Juegos de Berlín, regalo del ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, al caudillo.

El militar reciclado a periodista Fernando Fernández de Córdoba pronunció las primeras palabras a las nueve en punto de la noche diciendo: “Atención, habla España”, con la misma fortaleza de voz que anunciaría dos años después el final de la guerra incivil y el comienzo de la Victoria, dando paso a Franco quien leyó un discurso sobre “la gran campaña difamatoria contra la España nacional y católica desencadenada por los comunistas rusos».