Navegando por
Etiqueta: Maciel

A MANUEL, IN MEMORIAM

A MANUEL, IN MEMORIAM

in_memoriam

Eterno amigo:

Con previo aviso y advertencia anticipada por el quebranto irredimible de la locura celular, te has anticipado en el gran viaje que a todos nos espera, dándonos ejemplo de lucha contra la invencible y llevándote la certidumbre del olvido cuando los que te convivimos en el peregrinaje por la vida sigamos tus pasos hacia la nada.

Tu lógica increencia y la apuesta por la irracionalidad de una fe imposible en la resurrección, nos confirmó la certeza de que la llamada de la parca a nuestra puerta provoca la huida de la vida hasta las alcantarillas, llevándose la esperanza dormida en las estampas infantiles, cuando los sueños en quimeras imposibles descansaban en la almohada.

En tu viaje definitivo te has llevado los inolvidables años de legionario cristiano en tierras españolas y mejicanas junto a Maciel, que tanto dolor te provocó su traición y desengaño su engaño, cuando ya todo estaba olvidado y la sotana apolillada había quedado abandonada en el armario del olvido, justificando este alejamiento la sencilla ceremonia laica que pediste como despedida frente al mar Mediterráneo, con el Montgó por testigo.

Los alumnos que oyeron con irrepetible encantamiento tus lecciones en las aulas salmantinas, andorranas y levantinas acudieron ayer con una rama de olivo en la distancia, para agradecerte la erudición y cercanía, sabiendo que nadie como tú supo mostrar con tanta amenidad, sabiduría, rigor y profundidad el mundo clásico y la cultura greco-romana, hasta que la jubilación te alejo de los pupitres, sin anular la eterna vocación docente que siempre acompañó tu magisterio.

Con tu partida nos dejas huérfanos de amistad, afecto y compañía a los que durante décadas compartimos vida contigo, pero con nosotros queda tu recuerdo inolvidable compartido con Palmi, Alfonso, Guillermo y las niñas, que siempre recordarán con entrañable cariño al “abu” entregado a ellas con bondad plena, humanidad redentora y generosidad desprendida.

Hasta siempre, Manolo, estarás con nosotros, mientras la innombrable lo permita, porque tus palabras, gestos, pensamientos y sentimientos nos acompañarán durante el tiempo que dure nuestro caminar por el mundo, siguiendo el rastro dejado por tus huellas hasta la estación término que a todos nos espera.

GARGANTA PROFUNDA

GARGANTA PROFUNDA

No creáis a la Iglesia cuando predica que “la verdad os hará libres”, porque no es verdad, como ella está experimentando en sus propias carnes. La verdad encadena y condena, cuando pone al descubierto la mierda que se esconde bajo las alfombras vaticanas con el honroso nombre de “secretos de Estado”.

El mayordomo papal, Paolo Gabriele, puede ser condenado a 30 años de cárcel si se demuestra que violó la correspondencia del jefe del Estado Vaticano, al pasar la bayeta sobre el polvo que recubre la intimidad del Papa, sin que éste le diera permiso para ello, haciendo resplandecer la verdad de lo que sucede puertas adentro en la oscura política eclesial, alérgica a la luz.

“Il Corvo” nos ha permitido leer la carta que envió el Gobernatorato del Vaticano a su jefe Benedicto denunciando la corrupción y prevaricación de la Administración Vaticana. Repito: corrupción y prevaricación en la organización de los profesionales de la virtud. ¿De qué nos extrañamos, pues, si los políticos se miran en el espejo de tan ejemplar y virtuosa Institución?

En la profundidad de su garganta puede verse el tupido velo que pusieron los capelos para ocultar al pederasta Maciel, y Viganó, deja claro que los purpurados banqueros vaticanos sólo se preocupan de sus propios intereses, marcando el camino a seguir a sus homólogos católicos que regentan bancos y cajas de mangoneo.

Por si esto fuera poco, Luigi Nuzzi comete el atrevimiento de publicar documentos reveladores de las intrigas, trampas, ocultaciones, mentiras, zancadillas y tramas, que mueven los hilos de un Estado teocrático que guarda en un redil de medio kilómetro cuadrado 1.196 millones de fieles ovejas, porque las almas no ocupan espacio, la bondad de los feligreses desconoce límites, la ingenuidad de la grey infinita y ciega su lealtad.