Navegando por
Etiqueta: instinto

BENEFICIO DEL SILENCIO ANTE LA SINRAZÓN

BENEFICIO DEL SILENCIO ANTE LA SINRAZÓN

SILENCIO

Para saborear el placer de callar ante palabras dislocadas, injustamente ofensivas, esféricamente estúpidas, maliciosamente provocadoras o solemnemente erróneas, pronunciadas por desneuronadas lenguas bífidas sin noble oficio reconocido, es necesario haber experimentado la inutilidad de todo esfuerzo por atemperar regüeldos verbales de cínicos desocupados.

Controlar el instinto natural de respuesta a intemperancias que perforan los tímpanos del sentido común, es el mejor camino para el encuentro con uno mismo y la reconciliación gustosa con la razón que asiste a quien se blinda contra razones carentes de sentido, por mucho que las voces y los gestos pretendan imponerse con falsos argumentos regurgitados por la sinrazón.

Pero hay algo más que hacer en el camino de regreso a uno mismo tras luchar por alcanzar lo que jamás puede lograrse, hartos de disputas baldías en momentos de aspiraciones banales con aspiración a la nada, y es abandonar el empeño por trepar en la nube de humo que envuelve la voluntad de respuesta a los gruñidos.

Como el poeta, hemos de llegar a tiempo de saborear la vida, paladeando el deleitoso placer de la victoria interior que produce el silencio ante la provocación y la idiotez crónica, cuando alrededor todos piensan que callar es dar la razón a quien adolece de ella, porque es grande el bienestar que tal silencio aporta.

ESPIRAL DE VIOLENCIA

ESPIRAL DE VIOLENCIA

433views

violencia

Es el instinto de supervivencia sustento de la vocación de vida que tiene el ser humano desde que abandona el lecho materno, porque nadie viene al mundo anhelando infelicidad, ni nacemos para ser explotados, maltratados, reprimidos, humillados o castigados, por seres de la misma especie, a quienes ha sonreído la vida desde la cuna donde fueron amamantados.

Nadie quiere padecer injusticias; ni pasar por situaciones infrahumanas semejantes a los animales asilvestrados; ni ser cazado con leyes más crueles que los disparos, cuando estas niegan derechos fundamentales de las personas; ni, por supuesto, morir antes de tiempo por no tener al alcance de la mano un fármaco que aplace la visita de la parca.

¿Quién se extraña, pues, que a la primera violencia ejercida por el poder, traducida en abusos y abandono de los desfavorecidos, estos respondan con protestas violentas, como tantas veces ha testificado la historia, desconocida por los suicidas que llevan en la solapa la cuenta corriente, creyendo que ese salvoconducto va a librarlos de lo que ningún explotador se ha librado en rincón alguno de la Tierra?

La respuesta violenta revestida de legalidad con que responde el poder a la rebelión popular es la injusta agresividad sufrida por los revolucionarios, con el hipotético fin de salvaguardar el orden público – el suyo, claro -; la seguridad ciudadana – la suya, por supuesto -; y el mundo libre – es decir, su antojadiza libertad.

Van entonces las corazas a por los agitadores. Les ponen bridas, mordazas y grilletes para callar su voz, los inmovilizan en rincones carcelarios y los amortajan en vida, sin percibir que cuando la simiente de la rebeldía ha prendido en los corazones oprimidos, la espiral de violencia es imparable, la revolución inevitable y los muertos, heridos y mutilados siembran de cadáveres las morgues urbanas.

DEL INSTINTO AL CELEBATOCIDIO

DEL INSTINTO AL CELEBATOCIDIO

celibato_560x280

Entendiendo el instinto como conjunto de pautas de reacción que, en los animales, contribuyen a la conservación de la especie, parece claro que el celibato sacerdotal acabará desterrado de los mandamientos religiosos terrenales, por mandato superior del instinto reproductor.

Al empuje natural que tira del hombre con más fuerza que dos carretas y con superior firmeza a las maromas de los barcos, no cabe oponer resistencia porque la naturaleza humana hace imposible todo esfuerzo por permitir al serrucho mental hacer de la virginidad virtud, gustosamente aceptada y con firmeza practicada.

Mucho esfuerzo mental se necesita para entender algo que la razón no acepta y la naturaleza humana rechaza, poniendo puertas al mar del vigor promovido y creado por el Dios que predican quienes pretenden inhabilitar el propósito de quien otorgó a los seres vivos la capacidad de reproducirse, gozando al mismo tiempo de un placer terrenal de complacencia indiscutible.

El irracional y conculcado voto de religiosos y religiosas, profesionales de la virtud, al mandato divino de “creced y multiplicaos” hace pensar que puede más el instinto de reproducción en clérigos y monjas, que los mandatos eclesiásticos traducidos en voto de castidad, como si la pureza evangélica tuviera algo que ver con la abstinencia sexual.

Deseo de copular que se encuentra más desarrollado en los animales racionales que en el resto de seres vivos, pues los irracionales semovientes solo practican sexo en época de celo, a diferencia de los humanos que somos incansables en el oficio, sin intención de perpetuar la especie.

Esto explica la impotencia del celibato para dominar el instinto natural de las personas a unirse en feliz cópula, compartiendo con seres de su misma especie el placer de la carne, tan denostado en la doctrina eclesial, aunque los impositores de la norma hayan sido en muchos casos los primeros en conculcarla, como nos cuenta la historia.

CARTA DE KALA

CARTA DE KALA

d37078a79754e87b2bbaa2b91b9e2cf9

Queridos amos nuestros:

Os escribo en nombre de mis cánidos hermanos, con miedo a ser castigada por deciros aquello que no os gusta oír, aunque algunos de vosotros lo pregonéis en oídos de los sordos de corazón que nos tratan como a perros, sin percibir que sufrimos y sentimos como vosotros, amando incluso a quienes nos cuelgan de los árboles, abandonan por las calles, doman a correazos o nos venden con desprecio a cambio de una lenteja.

Debo recordaros que ninguno de mi especie ha pedido ocupar un lugar en vuestras vidas ni os hemos forzado a convivir con nosotros, es decir, que si por voluntad propia decidís hacernos un espacio en vuestra vida, debéis respetarnos, atendernos y alimentarnos, aunque no esperemos que correspondáis a la lealtad que siempre os tendremos.

Quiero pediros que no os hagáis demasiadas ilusiones sobre las facultades que tenemos, ni llevéis nuestra capacidad de pensar y sentir más allá del lugar que ocupan en la especie animal, porque si sobrevaloráis nuestro entendimiento por encima de las posibilidades reales que la naturaleza nos ha dado, acabaremos decepcionando vuestras expectativas.

Somos lo que somos y no lo que vosotros quisierais que fuéramos. Tal vez por eso nos habláis como si perteneciéramos a vuestra raza, dirigiéndonos palabras afectuosas, mensajes cifrados y discursos ininteligibles para nosotros, pidiéndonos comportamientos inalcanzables a nuestro limitado raciocinio.

Sabed, pues, que nuestras actitudes se corresponden con la especie a la que pertenecemos y que el instinto nos lleva a ser más enigmáticos que descifrables; más humildes que soberbios; más imparciales que objetivos; más obedientes que insumisos; más contradictorios que lineales; y más incondicionales que críticos con nuestros dueños.

Por eso nos mostramos próximos y lejanos; rebeldes y conformistas; salvajes y domésticos; y, sobre todo, animales en ningún caso racionales como vosotros, aunque nos asista algo de común sentido y un punto de cordura que sobreestimáis más allá de nuestras facultades, muy por debajo del olfato que utilizáis en beneficio vuestro sin pedirnos permiso, a cambio de una caricia que compensa el servicio que realizamos.

Nos complace el collar que nos ponéis cuando éste simboliza nuestra alianza, garantiza protección y evita que hagamos aquello que no debemos; pero detestamos el puntiagudo collar que nos predispone al combate entre nosotros o contra vosotros, cuando somos educados para hacer lo contrario a nuestro natural instinto protector, nada belicoso y agresivo con vosotros.

Gustamos de acompañaros en vuestros paseos, pero no de seguiros corriendo hasta reventar, tras una bici, una moto o una galopada. Preferimos el afecto respetuoso, al empalagoso enamoramiento imposible. Y solo esperamos ser tratados como animales de compañía, no como hijos vuestros, porque ese espacio no nos corresponde, aunque carezcáis de herederos.

Nos gusta recibiros con alegría cuando os acercáis a nosotros. Proteger vuestras pertenencias con ladridos. Acompañaros en la soledad. Aliviaros la tristeza. Reconfortaros en la desgracia. Consolaros en la mala suerte. Y aguantar silenciosos vuestro mal humor y castigos cuando hacemos alguna trastada, aunque haya sido promovida por vuestro comportamiento, que os hace corresponsables del daño que causamos.

Pero no somos juguetes de comprar, usar y tirar, porque tenemos alma, corazón y vida. Alma, para conquistaros, corazón para quereros y vida para vivirla a vuestro lado hasta que la muerte nos separe, sin saber quién partirá primero. Pero si os adelantamos en el viaje, no os molestéis en prevenirnos de ello cuando nos acompañéis a la inyección eterna, porque sabremos donde nos lleváis con solo miraros a los ojos.

¡Ah! y os diré algo que sabéis, aunque todos lo ignoren: no sois nuestros dueños, sino todo lo contrario, porque nos permitís ser vuestros amos y dominar la voluntad con la que aparentemente gobernáis la nuestra, algo que conseguimos sin esfuerzo, pues nada hay más fácil para nosotros que ser amos de nuestro amos.