Navegando por
Etiqueta: Ganges

MAHATMA GANDHI

MAHATMA GANDHI

gandhi_mahatma

Hace hoy sesenta y ocho años que el mayor abanderado de la no violencia murió violentamente asesinado por el fanático integrista Nathuram Godse que le propinó tres vesánicos disparos en el pecho, horas después de profetizar su muerte con premonitorias palabras, dirigidas a los que caminaban hacia la paz por el camino de la no violencia, diciéndoles que haciendo eso moriría satisfecho abatido por las balas.

Se fue Mahatma, el alma grande, bañado en lágrimas de millones de personas que vieron hacerse humo de sándalo su cuerpo en Allahabad, donde confluyen Ganges, Yamuna y las míticas corrientes purificadoras del Sarasvati, religioso espacio contemplativo donde sus cenizas se diluyeron con vocación de eternidad.

Con él aprendimos que la conciencia personal justifica la desobediencia civil, caminando trescientos kilómetros hasta llegar a la costa para coger el puñado de sal que daría a los hindúes el derecho a poseerla, eliminando con su rebeldía el monopolio británico de producción, comercio y reparto de un producto básico para conservar carne y alimentos.

Calvo, débil, frágil, delgaducho, vegetariano y en taparrabos, Gandhi fue el libertador de la India, sin dar un solo grito. El integrador de castas disgregadas en esclavos, parias y bárbaros. La voz que clamaba en defensa de los musulmanes en tierra hindú. Y el valiente anciano que luchó pacíficamente por la paz durante los setenta y ocho años que vivió entre nosotros, dejándonos como herencia la huelga de hambre como método de lucha social y resistencia a la opresión, venga de donde venga.

NATHURAM GODSE

NATHURAM GODSE

220px-Nathuram_godse

Solo la enajenación mental derivada del fanático adoctrinamiento integrista, explica los disparos de Nathuram Vinayak Godse sobre el frágil cuerpo de un valiente pacifista 78 años de edad, que pasó por la vida luchando por los derechos del propio asesino que puso el cuerpo de Mahatma Gandhi sobre la pira funeraria, antes que sus cenizas comenzaran a navegar por el Ganges, donde aún permanecen como testimonio de una vida de amor, entrega y sacrificio por sus vecinos.

Los tres disparos a quemarropa que destrozaron el pecho del predicador cuando este iba camino de la oración, procedieron de la maldita pistola construida en la fabrica Beretta que tantas personas ha dejado por el camino, desde que el fundador italiano Bartolomeo comenzara a fabricar armas en 1526, para que los seres humano se divirtieran matándose entre ellos.

El grave delito cometido por Gandhi para el instigador exculpado Vinaiak Dámodar, fue condenar los conflictos religiosos surgidos tras la independencia de la India, defendiendo el derecho de los musulmanes a practicar libremente su religión en un territorio dominado por los hindúes.

Al amanecer un día como hoy de 1949, Nathuran fue ahorcado en Ambala Jail por liquidar el cuerpo de Gandhi, no su memoria que ese día alcanzó la inmortalidad, permaneciendo para siempre entre nosotros, como eterna es la gratitud que la humanidad guarda a su legado de honradez, paz, amor, sacrificio, generosidad y valor.

Testimonio de convivencia en paz que siguieron fielmente sus hijos, pidiendo la conmutación de pena de muerte sentenciada por el tribunal para el asesino, honrando así la memoria de su padre, negándose Nehru a mover un dedo para salvar al asesino Godsé.