Navegando por
Etiqueta: extraterrestre

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

¿QUO VADIS, «SALVADORES»?

357views

a

Lo que escribo esta madrugada no lo escribiría si esperara unas horas a que mi alma se templara, el irritado ánimo que me embarga alcanzase el sosiego y el olvido enturbiara el recuerdo reciente que ahora tengo de la sacralización social que se está haciendo de la chabacanería, la incultura y la grosería, personificada en una mujer que va enseñando el pototo cerebral por las pantallas televisivas, con una audiencia que no tienen los pocos sabios que en el mundo son.

Confieso que cada día me siento más extraterrestre en la tierra que me vio nacer, como saben quienes me conocen bien, porque no es fácil identificarse con determinadas situaciones que abomina la razón cuando estas dominan entre los vecinos, según acreditan las encuestas, concursos y audiencias televisivas, anunciando patéticos liderazgos sociales y desalentadoras preferencias mayoritarias del pueblo.

Pasé primero por un estado de sorpresa, luego de confusión, siguió el desconcierto, más tarde la perplejidad y a continuación el aturdimiento, antes de perder conciencia de la realidad que me despertó el hastío, como paso previo a la indignación y la rebeldía, donde ahora me encuentro, con más fuerzas que nunca para luchar desde mi rincón contra los vendedores de mierda que a muchos ensucia el cerebro y la moral, llevándolos derechos al despeñadero.

Según veo en el link que me ha enviado un amigo, el otro día se congregaron frente al televisor ¡cinco millones! de personas para festejar y aplaudir a la proclamada “princesa del pueblo” por ganar un programa televisivo extraído del basurero social, del que prefiero no hablar porque me bastó con presenciarlo diez minutos hace años, para despreciarlo de por vida.

¿Cómo es posible que quien no sabe apenas leer y escribir, convierta en best seller un libro escrito por otro, contando sus cameos y miserias? ¿Qué personas juzgaron a esta pisapiés para hacerla ganadora de un concurso de baile? ¿Quienes pagan a tal esperpento humano cantidades de euros que ningún científico, pensador o literato, ganará en su vida?

La consecuencia desejemplarizante de esta individua causa en la sociedad más daño que la undécima plaga de Egipto, sus patadas al diccionario hacen temblar la lengua que todos hablamos y la ignorancia que atesora es digna de figurar en el libro Guinness de la incultura.

No, Dafne, perdona, pero yo no puedo poner mi firma en una petición cultural en la que figure esta señora tan pedestre, ignorante, vulgar, tosca y asilvestrada, que un pueblo de “salvadores” sin rumbo, ha encumbrado a las más altas cotas de la miseria intelectual con el aplauso de una masa social que no sabe donde va, formado por ociosas comadres que vocean su nombre en los tendederos de patios de vecinas.

MUJICA

MUJICA

Mujica

Recién llegado del periplo hispano-luso me puse frente al televisor y tuve la sensación de retornar a un mundo al que no pertenecía, oyendo hablar a un extraterrestre político sobre todo aquello que anhelo para mi país sin encontrarlo, por más que busco entre escaños rojos, azules, rosados y azulados.

Un antiguo dirigente izquierdista tupamaro, que practicó la guerrilla urbana en Uruguay siendo demonizado por las fuerzas dominantes del país que ahora preside, nos dio una lección de gobierno, honradez y servicio público, sentado en un humilde sillón de la casa donde habita desde hace décadas, renunciando al palacio presidencial.

Comprobar su testimonio incondicional de cuarenta años entregado a conquistar las libertades y el bienestar de su pueblo, lo convierten en un político deseado por nosotros. Oírle exigir honradez intelectual a los gobernantes le convierte en paradigma a seguir. Y verle entregar a los necesitados el 90 % del sueldo presidencial que recibe, provoca rebeldía en el ánimo de quienes habitamos un país enfermo de abuso, mentira, estafa y corrupción.

Un presidente que vive como la mayoría de sus vecinos, renunciando al lujo y servidumbre de palacio, merece respeto y gratitud por su ejemplo. Alguien que declara prostituida la palabra austeridad en Europa porque utilizándola como bandera salvadora de unos pocos, deja a millones de ciudadanos al pairo de la vida, es un testimonio de compromiso con el pueblo que debían seguir los dirigentes europeos.

Después de oír a Mujica, pasaron por la pantalla los políticos que deciden sobre nuestras vidas y no tuve otra opción que apagar instintivamente la televisión indignado, molesto y frustrado por el cemento armado que conforma sus rostros, la vacuidad de sus palabras, la falsedad de sus promesas y la demagogia de sus gestos.