Navegando por
Etiqueta: esperpento

CANSANCIO

CANSANCIO

304views

images

Un entrañable amigo activista, que se ha dejado la piel por los demás en mil combates, me confesaba ayer con dolorida frustración su cansancio por tanta lucha estéril y esfuerzo baldío, con la toalla de la mano, a punto de arrojarla sobre el cuadrilátero social y retirarse a un lugar perdido donde el sol marque el horario de su jornada.

Cansado está mi amigo y cansados estamos muchos de ver las cicatrices que deja el látigo en la espalda, tornándose en profundos cortes sobre la piel de la miseria, en camillas abandonadas en pasillos de hospitales, colas del paro, contenedores de supermercados, tribunales de la pobreza, interminables desahucios y corruptas sonrisas a las puertas de los juzgados, mientras los mandamases discuten sobre líneas rojas, las suyas, claro, no las del pueblo que contempla atónito el esperpento.

Cansados estamos de ver tantos lobos humanos merodear por los consejos financieros de administración, tantos depredadores en libertad, tantos elefantes en cementerios institucionales y tantos carroñeros blindados ante la justicia, mientras nuestros mandamases discuten poltronas en abrigados despachos.

Cansados estamos muchos de gritar por los que callan, de clamar por conseguir lo que sería innecesario pedir, de echar abajo las tapias de las baldosas y de componer manos rotas, mientras los mandamases van con orejeras por la calle sin mirar al pueblo que ocupa las aceras, ni oír sus abucheos.

Cansados estamos de la corrupción que nos corrompe el alma, del cinismo de los corruptos, de la impunidad de los corruptos, de las risas de los corruptos, de la coraza de los corruptos y de la complicidad de los corruptos, mientras los mandamases debaten sobre la supervivencia de los batracios en el Orinoco.

Cansados estamos de ver como se juega al escondite con la ilusión de un pueblo que soñaba con recuperar el futuro, viendo ahora que la esperanza en la resurrección colectiva se esfuma al silbo de intereses que nadie comprende, en mesas de negociación donde se posterga el innegociable rearme moral que la sociedad necesita, uniendo todos los esfuerzos para conseguir el bienestar que deseamos.

ESPERPENTO

ESPERPENTO

kk

Grotesco espectáculo están ofreciendo los líderes independentistas catalanes con su estrafalaria actuación, de la que Valle Inclán haría su mejor esperpento, porque nunca la realidad estuvo tan deformada ni acentuados los rasgos burlescos de una penosa situación, protagonizada por un patético personaje de sainete y el reverso de una estadística milagrosa, contraria a toda previsión matemática por encanto del doble 15.

En el escenario del gran teatro político catalán se está representando un excéntrico disparate, difícil de comprender por quienes estamos en el patio de butacas viendo a los protagonistas encadenados al proscenio sin percibir los árboles del decorado en medio del bosque, porque la trepanación política ha fundido sus candilejas mentales.

Nunca el desenlace de una extravagancia escénica estuvo tan confuso, ni tan contradictorios los actores, ni tan desconcertado el guionista, ni tan despistados los apuntadores, ni tan desorientados los espectadores que asisten silenciosos a la representación del esperpento.

Pero sabemos que sea cual fuere la última escena de la grotesca ceremonia de la confusión que está representándose en el escenario catalán, los silbidos, pateos y tomatazos a los protagonistas están garantizados, porque nunca se vio en el teatro político un adefesio de tales dimensiones.

Nunca un Honorable descendió tanto a los infiernos de la dignidad política y personal. Nunca 1515 ciudadanos cambiaron con mayor facilidad de criterio. Nunca se vio maridaje semejante entre la izquierda radical y la burguesía catalana. Y nunca hubo más silencio, temor y resignación de los unionistas que se esconden tras los visillos de sus casas, negándose a expresar el sentimiento mayoritario entre los ocho millones de ciudadanos que viven en una región dominada por el vigor, la convicción y el compromiso de la minoría secesionista.

23 – F

23 – F

Bueno

Los convocantes de las manifestaciones que hoy van a celebrarse nos piden que acudamos a ellas para luchar contra el paro y la corrupción, con la misma fuerza que rechazamos hace hoy 32 años los vesánicos disparos que hicieron al techo del Congreso algunos tricornios enajenados, entre los miles de mentes sanas que forman tan prestigioso cuerpo de seguridad del Estado.

Años convulsos aquellos en que los etarras y las luchas ucedistas internas despertaron el ánimo de algunos salvapatrias herederos directos del franquismo, como puede suceder ahora con demagogos populistas que brotasen en tierra indignada, regados por la cobardía política de quienes someten la voluntad popular a la ambición de los consejos de administración de las entidades financieras y no miran de frente la corrupción política.

Con los pies en el suelo, pisando el fango y sin apelar al catastrofismo, vemos que se está formando un peligroso cóctel social de consecuencias imprevisibles donde se mezclan gotas de incompetencia política, con chorritos de injusticia social, cucharadas de corrupción y litros de cinismo, junto a cisternas de indignación ciudadana y paro laboral, que pueden ser preludio de inevitable desobediencia civil por parte de las fuerzas del orden, los sanitarios, jueces, funcionarios, honrados militantes políticos, bomberos, profesores, cerrajeros y gente de buen vivir.

Hace 32 años nos sublevamos contra el esperpento golpista protagonizado por un puñado de visionarios, y hoy levantamos hoces y guadañas de indignación contra el abuso, desprecio y ruina que sufren los inocentes de la tragedia, mientras los causantes de ella se pasean por la cubierta de barcos que navegan a toda vela por encima de la miseria rumbo a paraísos financieros, sin percibir los tijeretazos sociales y sacrificios que reciben injustamente quienes no provocaron el naufragio.