Navegando por
Etiqueta: entender

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

escuchar

Viendo la intolerante discrepancia entre los partidos políticos, sus líneas rojas, su falta de voluntad real para llegar al acuerdo y lo que se esconde tras las negativas de entendimiento, no queda otra opción que pensar en malintencionadas entendederas y tendenciosas explicaderas, que justifiquen las irreconciliables divergencias que existen entre ellos.

En ocasiones la incomprensión y el desacuerdo entre dos partes es inevitable por malas explicaderas de quien argumenta sus razones, o malas entendederas por parte de quien las recibe, pues no siempre los mensajes se emiten correctamente para que pueda ser entendidos, o no se entienden bien por quienes los escuchan.

Esto es debido a la dificultad de transmitir el pensamiento por el emisor o a interferencias en el receptor mental de quien recibe las ondas, situándose el origen del problema en causas diversas que van desde la intencionalidad en la mala expresión de lo que se piensa, hasta la negativa a entender aquello que no se quiere oír por claro que sea el razonamiento expuesto.

Esta discordancia entre explicaderas y entendederas es la causa de muchos males que a nos aquejan y del fracaso en mesas de negociación, discusiones variadas, aulas docentes, quejas vecinales, debates políticos, asambleas públicas y conversaciones privadas.

No puede haber entendimiento cuando se bloquean en la Trompa de Eustaquio las opiniones divergentes, se argumenta lo contrario a lo que practica, se niegan realidades evidentes, se defienden espurios intereses, se manipulan argumentos, se cierran las esclusas del entendimiento o se confunden las palabras en el relato, despistando a propios y extraños.

Y es que entre lo que se piensa, lo que se quiere decir, lo que se cree que se ha dicho y lo que se dice, hay en ocasiones igual abismo que entre lo que se quiere escuchar, lo que se escucha, lo que se entiende y lo que se quiere entender.

ENTIENDO, PERO NO COMPREHENDO

ENTIENDO, PERO NO COMPREHENDO

Bueno

Entender no es lo mismo que comprehender, ya que no es igual tener idea clara de las cosas y saber algo con perfección, que encontrar justificación a los actos, palabras y sentimientos de los demás. Por eso me resulta difícil aceptar aquello que no comprehendo, y rechazo compartir lo que repugna a mi entendimiento, viviendo por ello en resignada conformidad con mi ignorancia, controlando la frustrante impotencia de soportar con paciencia espartana toda la sinrazón que  hiere el común de los sentidos.

No comprehender actuaciones de seres de mi especie y estar incapacitado para descifrar razonablemente algunos comportamientos humanos, me produce un deterioro anímico superior a otras preocupaciones cotidianas a las que no doy importancia, porque me superan los interrogantes derivados de acciones imposibles de responder.

Entiendo que robar a quien hurta la vida de otros, merezca cien años de perdón, pero no comprehendo el daño gratuito a los demás sólo por el gusto de quebrantar.

Entiendo que la suerte de la cuna determina el futuro de las personas, pero no comprehendo que se juegue con la vida de los demás por un puñado de euros.

Entiendo el llanto enrojecido de quienes sufren sentencias injustas de la justicia, pero no comprehendo el hambre en el mundo si sobran recursos para todos.

Entiendo la perseverancia de los luchadores por la libertad, pero no comprehendo que haya amos del suelo, el aire, el agua y la vida de los vecinos.

Entiendo que la muerte sea la consecuencia inevitable de la vida, pero no comprehendo que la búsqueda de la paz sea el argumento de las guerras.

Entiendo la búsqueda de bienes materiales para la vida y la supervivencia, pero no comprehendo la codicia insaciable y la avaricia de los depredadores humanos.

Entiendo el falso juego político, las detestables razones de Estado y el polvo que desluce los despachos, pero no comprehendo que se mienta al pueblo con impunidad y descaro.

Entiendo los circunloquios, las perífrasis, los camelos y las metáforas oficiales, pero no comprehendo la negativa a responder las preguntas concretas.

Entiendo que la cultura de origen determine las creencias religiosas, pero no comprehendo las disputas, luchas y muertes entre creyentes por el dios verdadero.

Entiendo que la muerte es un irremediable destino de los seres vivos, pero no comprehendo su empeño en presentarse a la cita sin ser llamada, ni previo aviso.

Finalmente, entiendo que la vida es una cadena interminable de interrogantes, pero no comprendo por qué buscando entre todos no encontramos los porqués.