Navegando por
Etiqueta: doña Espe

» LOS DEL 11M «

» LOS DEL 11M «

He oído muchas veces quejarse a doña Espe de quienes proclaman que todos los políticos son corruptos, holgazanes e ignorantes, y tiene razón, porque en esa generalización se incluyen algunos honrados representantes del pueblo que no merecen esos calificativos. Esa es la razón por la cual sorprende que está técnica en turismo, – con la autoridad que le da su nivel intelectual -, llame despectivamente “los del 11M”, al movimiento ciudadano surgido espontáneamente el 15 de mayo, con intención de promover una democracia más participativa, menor dominio de los bancos, nula impunidad para los corruptos y auténtica división de poderes.

Incurre esta buena jugadora de golf en una malintencionada contradicción, pues sabe bien que en ese movimiento hay muchos ciudadanos honrados que están sufriendo lo que a ella no le va a tocar nunca sufrir, cogiendo el rábano por la hojas al poner su atención en los pocos descerebrados que han pretendido reventar el movimiento, sin reparar en los millones de indignados que comparten el ideario de los “indignados”, aunque no vayan con una mochila a levantar la tienda de campaña en la plaza pública.

Si esta señora observara la luna en vez de mirar para el dedo que señala hacia ella, no les habría llamado camorristas, pendencieros y golpistas, como ha hecho en la presentación del libro de Pedro José, porque “los del 15M” no pertenecen a la mafia napolitana, ni agreden a nadie con sus pancartas, ni viven en cuarteles, donde siempre se han fraguado los golpes de Estado en España.

Pero si la presidenta y sus palmeros los consideran camorristas porque solicitan listas abiertas en los comicios, requieren vivienda digna para todos, piden sanidad pública gratuita y demandan enseñanza estatal de primera calidad, pues compartimos que los llame camorristas.

Si por solicitar un puesto de trabajo, pretender más justicia social, exigir que los ladrones devuelvan lo robado, reclamar responsabilidades a los responsables y requerir pan y agua para sus hijos, son pendencieros, pues que lo sigan siendo.

Sólo falta saber qué insulto les espera por pedir la eliminación de los sueldos vitalicios de los políticos, la supresión de sus privilegios, el castigo a los corruptos, la permanencia de un máximo de ocho años en el cargo público y la expulsión de los especuladores.

¿Son golpistas “los del 11M” por pretender eliminar la impunidad en las acciones políticas, el nepotismo en las instituciones públicas, la democracia virtual que se han fabricado y la partitocracia que sólo a ellos beneficia?

¿Son radicales “los del 11M” por reclamar una laicidad constitucional del Estado, la nacionalización de las entidades bancarias rescatadas con su dinero y el control riguroso del fraude fiscal?

¿Son ignorantes “los del 11M” por no dejarse engañar con valores democráticos que los políticos escamotean y utilizan en su propio beneficio como trampolines para el abuso, el engaño y la mordaza?

Que nos disculpe, doña Espe, pero los insultos que dedica a “los del 15 M”, sólo pueden obedecer a torpeza o a maldad. Si del movimiento 15M ella se queda con los “folloneros”, significa que no ha entendido nada y debe marcharse, porque la violencia que ella condena, también es detestada por los que comparten el ideario del movimiento. Pero si conociendo el proyecto que reivindican “los del 11M”, lo rechaza, entonces nos obliga a pensar que se encuentra afectada por alguna de las patologías políticas y sociales que el movimiento de indignados pretende erradicar.

VALE, PRESIDENTA, PERO…. ¿Y LA BOTELLA?

VALE, PRESIDENTA, PERO…. ¿Y LA BOTELLA?

859views

La falta de actitudes deseables en los políticos, – tan habituales en el resto de los mortales – provoca que cuando un profesional de las urnas manifiesta comportamientos al uso en cualquier otro foro, merezca felicitaciones, como es el caso de doña Espe.

Acostumbrados a ver  los políticos ocultando sus errores bajo las alfombras y sabiendo que en su diccionario no existe la palabra perdón, complace ver a la Presidenta de la Comunidad de Madrid reconocer públicamente un error cometido y pedir disculpas por ello, explicando además las causas del yerro.

Reconozco  que sólo me une a Esperanza Aguirre nuestra común afición al golf y el haber disputado con ella, algún trofeo. No más. Ni siquiera los años que estuvo al frente del Ministerio de Educación entre 1996 y 1999 sufrí sus decisiones porque me encontraba disfrutando un privilegiado exilio en Bruselas.

Pero mi alejamiento ideológico con la presidenta no me impide felicitarla por su envidiable cintura política, su acertado populismo, su valentía para entrar al “trapo”, – venga éste de donde venga -, su sonrisa al tiempo que golpea, su desparpajo para aceptar errores y su oportunidad pidiendo disculpas.

Esto ha hecho ayer públicamente reconociendo el desacierto cometido al afirma que los profesores de Secundaria trabajaban solamente veinte horas semanales, algo que dio lugar a mi artículo del 2 se septiembre en el que puede verse la réplica a sus declaraciones.

Pero no os hagáis ilusiones porque el ejemplo de la Condesa consorte de Murillo no llegará a los bancos azules, ni a los escaños parlamentarios, ni a los concejos. Menos aún en momentos preelectorales en los que esta Grande de España ha dado la cara para ganar votos, por contradictorio que parezca.

Su intuición política le ha hecho saber que con esas actitudes nos dejaríamos engañar los que llevamos años esperando un mínimo gesto de honradez por parte de los políticos, aunque sea oportunista su actitud y carezca de la sinceridad que deseamos.

Ahora sólo falta que la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño, ex-alcaldesa de la Moncloa, siga el camino de su amiga y se acerque al confesonario para arrepentirse de la gran mentira que ha pronunciado, pues no es cierto que los funcionarios del Ayuntamiento madrileño trabajen mucho más que los profesores como afirma, puesto que los empleados municipales tienen firmadas 35 horas semanales de trabajo en su convenio, y los profesores 37,5 horas. ¡Vaya por Dios!