Navegando por
Etiqueta: discrepancias

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

ENTENDEDERAS Y EXPLICADERAS

escuchar

Viendo la intolerante discrepancia entre los partidos políticos, sus líneas rojas, su falta de voluntad real para llegar al acuerdo y lo que se esconde tras las negativas de entendimiento, no queda otra opción que pensar en malintencionadas entendederas y tendenciosas explicaderas, que justifiquen las irreconciliables divergencias que existen entre ellos.

En ocasiones la incomprensión y el desacuerdo entre dos partes es inevitable por malas explicaderas de quien argumenta sus razones, o malas entendederas por parte de quien las recibe, pues no siempre los mensajes se emiten correctamente para que pueda ser entendidos, o no se entienden bien por quienes los escuchan.

Esto es debido a la dificultad de transmitir el pensamiento por el emisor o a interferencias en el receptor mental de quien recibe las ondas, situándose el origen del problema en causas diversas que van desde la intencionalidad en la mala expresión de lo que se piensa, hasta la negativa a entender aquello que no se quiere oír por claro que sea el razonamiento expuesto.

Esta discordancia entre explicaderas y entendederas es la causa de muchos males que a nos aquejan y del fracaso en mesas de negociación, discusiones variadas, aulas docentes, quejas vecinales, debates políticos, asambleas públicas y conversaciones privadas.

No puede haber entendimiento cuando se bloquean en la Trompa de Eustaquio las opiniones divergentes, se argumenta lo contrario a lo que practica, se niegan realidades evidentes, se defienden espurios intereses, se manipulan argumentos, se cierran las esclusas del entendimiento o se confunden las palabras en el relato, despistando a propios y extraños.

Y es que entre lo que se piensa, lo que se quiere decir, lo que se cree que se ha dicho y lo que se dice, hay en ocasiones igual abismo que entre lo que se quiere escuchar, lo que se escucha, lo que se entiende y lo que se quiere entender.

DISCREPANCIAS DEL PUEBLO

DISCREPANCIAS DEL PUEBLO

Unknown-1

La separación entre quienes dirigen al pueblo siendo del pueblo aunque no se consideren del pueblo, y la mayoría absoluta de ciudadanos que forman el pueblo, se agudiza cada día más porque los jefes políticos, sociales y económicos manejan un diccionario diferente al utilizado por los votantes, dando lugar a una esquizofrenia social causada por discrepancias insalvables entre unos y otros, con balance favorable para los ciudadanos.

Efectivamente, en contra de la cúpula empresarial, financiera y política, se ha evidenciado que la razón estaba de parte de los sureños, cuando los del norte social elogiaban a Díaz Ferrán como modelo de empresario.

Según estamos comprobando, las acciones preferentes no eran la panacea para inversores, sino un escandaloso fraude masivo a los ciudadanos, cuyas últimas consecuencias están todavía por descubrir.

Parece cada día más claro que el señor Urdangarín era un trilero estafador con guante real a medida de toda la Casa, y no un ejemplo de joven empresario y altruista emprendedor que trabajaba por amor a los súbditos.

Nadie se atreve a negar hoy día que Bárcenas fue un ladrón engominado, propuesto por sus íntimos compañeros de partido a la peana, siendo el mejor candidato a premio Nobel de cinismo, estafa, soborno y chulería.

Decir que Rato, Blesa y todos sus cómplices de fechorías financieras y abusos económicos eran paradigmas de banqueros honrados, como pregonaron sus patrocinadores, fue un pecado más grave que el “original”.

Hablar del “amiguito del alma” y de quien se lo llevó junto al duque de su isla, en términos de ejemplarizantes políticos, insulta la inteligencia ciudadana, ofende al sentido común y mancilla la honestidad popular.