Navegando por
Etiqueta: despedida

DÍA DE GRATITUD

DÍA DE GRATITUD

a

Si ayer fue un día de amistad, hoy toca jornada de gratitud a cuantos me acompañaron ayer en la presentación del libro, algunos venidos con gran sacrificio personal de tierras alejadas de Salamanca, para compartir conmigo una feliz velada bajo la mirada de Miguel de Unamuno, testigo de nuestro encuentro.

Más allá del afecto que pude imaginar y por encima de todas las previsiones, el salón de recepciones del Ayuntamiento no pudo acoger a todos los amigos que quisieron estar conmigo en el alumbramiento de mi último libro, como cierre de la trilogía unamuniana que inicié hace diez años.

No siempre el diccionario facilita la posibilidad de expresar con sus voces los sentimientos humanos. Ni la gramática permite articular con frases lógicas ciertas conmociones internas. Ni la ortografía autoriza expresar sobre la pantalla sensaciones profundas del espíritu, imposibles de concertar con el alfabeto disponible para ello.

Quisiera dar las gracias a todos los que ayer estuvisteis a mi lado compartiendo el feliz parto de mi libro. Desearía agradecer el consuelo que me brindasteis ante la despedida del hijo literario que ya os pertenece. Y me gustaría expresaros lo que el vocabulario no me permite, porque mi sentimiento de gratitud va más allá de las palabras.

Permitidme, pues, que os abrace en silencio, dejando a nuestros corazones compartir sus latidos, hermanados en diástoles de sincero afecto a la amistad que nos une, imposible de agradecer con palabras.

VIVIR LA VIDA

VIVIR LA VIDA

Al poeta bilbaíno le quedaba la palabra después de perder el tiempo, sufrir sed, pasar hambre y abrir los ojos hasta desgarrárselos. A Rick y a Lisa, perdidos en Casablanca, les quedó para siempre París, donde vivieron un amor inolvidable. Hay cantante que va en julio por la iglesias pregonando que le queda la esperanza. Los creyentes católicos esperan disfrutar en el cielo lo que no han gozado en la tierra. Y a todos los demás nos queda íntegra la vida a partir de ahora, que es lo único que necesitamos para ser moderadamente felices.

Acompañándonos estará la vida por toda la eternidad, quedando ésta reducida a los años que tenemos por delante para sonreír, amar, soñar y compartir. Y nos queda la vida entera, porque ni rey ni roque podrá arrebatárnosla mientras dure. En ello está nuestra fuerza y la feliz esperanza de que cada día sea mejor que la noche abandonada en la almohada al amanecer.

Y viviremos amando todo lo amable que encontremos en el camino.  Esta pasión por vivir explica muchas sonrisas inexplicables, muchos temblores de almas desfavorecidas y algunas sacudidas del espíritu, injustificables para la ciencia. Sonrisas entumecidas muchas veces por noticias imprevistas que anuncian inevitables despedidas, nunca deseadas por su amargura.

Pero vivir no es sólo tener vida, como se le antoja al diccionario, tan cercana a la existencia pasiva de muchos seres formados por células muertas. Vivir es tomar del brazo a la vida y vivirla cada día, dispuestos a gozar de las felices novedades que esperan o a vencer las dificultades que aguardan su turno en la sala de espera.

Entre las esencias de la vida que nos permiten disfrutarla, os recuerdo el crotoreo de las cigüeñas en las espadañas, la alborada del sol, el aroma del pan recién horneado, la sonrisa de un niño, el azafranado color de los girasoles, el saludo del vecino, la verde copla de la hierba, el suave planear de las gaviotas, la fruta redondeada por el viento, los abrazos de bienvenida, las gotas de lluvia en los cristales, el canto de las aves al amanecer, un clavel en el ánima del fúsil y la felicidad de vivir con honradez entre tanta miseria. Incluso las lágrimas derramadas en postreros adioses, forman la sustancia de nuestra vida.

Con estas armas intentaremos derrotar la muerte aunque no lo consigamos.

Esto quería dejar escrito hoy en mi bitácora, tras recibir ayer la noticia de que un amigo de juventud se ha olvidado de vivir, dejándonos su mochila llena de esperanzas frustradas y proyectos por cumplir, en un recodo del camino.

Hasta siempre, Jesús.

 

DESPEDIDA LITERARIA

DESPEDIDA LITERARIA

Suerte para el autor de esta bitácora por tener los inmerecidos amigos que tiene, y palabras en el diccionario no encuentra para agradecer las pruebas de amistad que tantas veces ha recibido. Hoy toca turno a Jaume y Ana María que me han enviado para deleite de mi alma literaria y nostalgia del oficio, la literaria despedida que Ana ha dedicado a sus alumnos de 2º de Bachillerato, reproducida con su autorización, según me ha llegado:

LA LITERATURA SE DESPIDE DE SUS ALUMNOS

OS DESEO TODO EL CANDOR Y LA INGENUIDAD DE LA EDAD MEDIA PARA QUE EN VUESTRA VIDA NUNCA FALTEN LOS MILAGROS NI EL SENTIDO DEL HUMOR PARA SUPERAR ESTE VALLE DE LÁGRIMAS.

SAN GONZALO DE BERCEO OS SONRÍA.

OS DESEO TODA LA LUZ DEL RENACIMIENTO PARA QUE SEPÁIS ALCANZAR EL CENTRO DE VUESTRO PROPIO UNIVERSO A PESAR DEL MUNDANAL RUIDO.

SAN JUAN DE LA CRUZ OS GUÍE.

OS DESEO EL ESPLENDOR DEL BARROCO Y MUCHA FORTALEZA PARA ACEPTAR SU CONTRASTE CON LO TERRIBLE. QUE CUANDO AMÉIS NO OLVIDÉIS NUNCA QUE EL AMOR ES “HIELO ABRASADOR Y FUEGO HELADO”.

SAN FRANCISCO DE QUEVEDO OS ACOJA.

OS DESEO LAS DUDAS DE LA ILUSTRACIÓN Y LA CERTEZA DE QUE LA CULTURA OS HARÁ MEJORES Y MÁS FELICES.

SAN JOVELLANOS OS SEA LEVE.

OS DESEO LA FUERZA, LA REBELDÍA Y LA LIBERTAD DEL ROMANTICISMO PARA QUE SEÁIS DISTINTOS Y ÚNICOS Y ADEMÁS OS ACEPTÉIS EN VUESTRA DIFERENCIA. QUE LA JUVENTUD DE ESTE MOMENTO OS ACOMPAÑE SIEMPRE.

SAN GUSTAVO ADOLFO OS PROTEJA.

OS DESEO LA MIRADA CRÍTICA DEL REALISMO PORQUE TODAS LAS SOCIEDADES SON CRITICABLES Y TODOS LOS PROGRESOS ESCONDEN ALGUNA ESCLAVITUD.

SAN LEOPOLDO ALAS CLARÍN OS RECONFORTE.

Y POR ÚLTIMO,

QUE VUESTROS PASOS “SE HAGAN CAMINO AL ANDAR”

QUE “LA INTELIJENCIA OS DÉ EL NOMBRE EXACTO DE LAS COSAS”

Y QUE  “LA AURORA DE NUEVA YORK” Y TODAS LAS AURORAS OS RECIBAN CON LOS BRAZOS ABIERTOS.

QUE LA BELLEZA DE LAS PALABRAS SEA CON VOSOTROS. AMÉN.

Ana María Sánchez Sánchez, mayo de 2011