Navegando por
Etiqueta: defunción

PESADILLA

PESADILLA

La pesadilla de esta noche me ha traído el desconsuelo de olvidar en isla de frustración el sueño del Estado del Bienestar que había comenzado a ser realidad en España con tantos años de retraso. Sueño descuartizado a tijeretazo limpio y machetazo sucio, asestado por mano extraña, con la voracidad de buitres hambrientos.

Al despertar, descubrí que no había sido una pesadilla nocturna la causa de mi abatimiento, sino la espantosa realidad de un país que agoniza, sin que nadie acuda a practicarle la respiración asistida para librarle de una muerte segura.

Defunción provocada por mercaderes sin escrúpulos, usureros oportunistas, estafadores sin entrañas y especuladores de la pobreza. Todos ellos han dictado la sentencia de muerte, apoyados por una legión de líderes incompetentes, mediocres administradores y cobardes políticos, sometidos al mercado internacional y los intereses financieros.

Amarga decepción de lo que pudo ser y no fue. Penosa frustración de  ver como nos alejamos de la tierra prometida, mientras los dioses de barro permaneces acampados en el Sinaí de la riqueza, gozando de sueños que a todos pertenecen y disfrutando del milagro reservado a los vencedores. Los mismos que lucen toisones de oro en la solapa, muescas de abusos en la cartuchera y cuentas corrientes en paraísos alejados de la miseria que rodea a los eternos perdedores.

NOVENARIO DE PETICIONES

NOVENARIO DE PETICIONES

Hoy es un día grande en el calendario litúrgico católico, festejado en todos los pueblos de España para conmemorar el dogma de la Assumptio Beatæ Mariæ Virginis, o sea, la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, que fue llevada por los ángeles al cielo en cuerpo y alma al terminar sus días en la tierra. Verdad tan indiscutible como inverosimil, que los fieles católicos están obligados a creer, junto al resto de los dogmas que conforman su doctrina, desde que Pío XII dijo que así fuera, el 1 de noviembre de 1950.

Aprovechando la muerte de la Señora, nos unimos a la ministra Báñez en su confianza a la Virgen del Rocío y hacemos extensivas nuestras peticiones a las otras cien vírgenes del calendario, elevando plegarias en el espacio de nueve días que se emplea en pésames y lutos, con intención de prolongarlo indefinidamente, hasta que las oraciones por el difunto Estado del Bienestar sean escuchadas por los todopoderosos que rigen nuestra desgracia, y alguna de las Vírgenes haga posible el milagro de la resurrección a vida que merecemos, alejándonos de las exequias y sufragios que llevamos celebrando hace tantos meses para redimir nuestra propia defunción.

Pero si falla la intercesión virginal, debe saber el Gobierno, el Parlamento, la oposición, los sindicatos, la patronal, los consejeros bancarios y los leones del Congreso, que no estamos dispuestos a realizar más esfuerzos para salir a flote de la crisis,  mientras:

1 – Los políticos mantengan sus sueldos, complementos y privilegios

2 – Haya tan desmedido exceso de cargos públicos y asesores de la nada.

3 – El despilfarro institucional de los megalómanos incida sobre el déficit.

4 – Se mantengan indemnizaciones y pensiones millonarias a políticos y «cajeros»

5 – Sigan recibiendo subvenciones los partidos, la patronal, los sindicatos y la iglesia.

6 – Los corruptos no ingresen en las cárceles y devuelvan lo robado.

7 – Haya montañas de dinero en paraísos fiscales y no se evite el fraude fiscal.

8 – El amiguismo y el nepotismo sean las credenciales para el cargo institucional.

9 – Los depredadores sigan sobrevolando sobre nosotros, en busca de la pieza.

Es decir, que mientras el humo que sale de la pira expiatoria proceda de la incineración social de cuerpos inocentes, nos mantendremos en la insumisión perpetua.