Navegando por
Etiqueta: Congo

IN MEMORIAM

IN MEMORIAM

Por inseparable que sea la muerte de la vida y fatal consecuencia de la misma, no es posible acomodarse a ella ni hacerla compañera, porque su negra voluntad se impone al inalcanzable anhelo de inmortalidad, dándonos improvisadamente manotazos que hacen rodar lágrimas desconsoladas, mientras despedimos en el andén a los seres queridos que inician el eterno viaje a lo desconocido.

Nueva cruz se ha clavado en el cementerio de la memoria donde guardo desde niño los recuerdos de todas las personas convividas que han ocupado un espacio en mi corazón mientras aquí estuvieron, como es el caso de Manolo a quien agradezco cuanto de él he recibido en los felices años de fraternal amistad compartida en comidas, partidas de mus, viajes, meriendas y tertulias aderezadas con vino tinto, queso semicurado del Abadengo, longaniza y manzanas asadas en el entrañable rincón de su cocina.

Hombre sencillo, discreto y humano, profundamente humano, viajero incansable durante noventa y cinco años por bienaventurados senderos de la vida, que seguirá peregrinando en la memoria de quienes caminamos con él algunos trancos de la vida, junto a los seis descendiente que comparten su sangre con la de Ana María, sin otro oficio que entablillarnos hasta ser abducidos por el eterno olvido.

Custodios de su memoria y herederos de su bondad, quedan sus hijos entre nosotros como testimonio de fraternal unión amamantada en felices jornadas juveniles de Brincones, haciendo que el alma familiar que los vivificó hoy se torne asidero de recuerdos donde abrazarse, sustentado en feliz memoria las fotografías en sepia del hogar cristiano donde quedaron impregnados de valores eternos que garantizan su felicidad.

Fue Manolo galeno artesanal y profesor diastólico con palpitaciones solidarias.Testimonio de generosidad caritativa como virtud teologal, bondad machadiana, patriarca amparador, sonrisa permanente, holgado corazón y natural talento, que el pasado miércoles perdió su órdago con la vida porque esta le hizo seña falsa sin previo aviso, cortándole las venas con un naipe.

Doblan hoy para todos sus alumnos las campanas, congregándolos en el aula donde el doctor Sendín les mostró el primer electrocardiograma que hubo en Salamanca, recordando que pidieron sus consejos los mejores colegas que había en la ciudad, incluyendo su maestro Querol a quien Manolo vio sufrir por la muerte de un hijo, con dolor mayor que si le “arrancaran un brazo de cuajo”, como tantas veces recordaba el amigo que nos ha dejado mudos.

Pierde la Medicina salmantina una página viva de su historia moderna, sin que nadie se diera por enterado de ello mientras el doctor Sendín estuvo entre nosotros, porque su discreción, voluntad de anonimato y falta de protagonismo, le impidió hacerse merecedor del homenaje que sus colegas le negaron.

Con su partida, han quedado huérfanos los naipes y las fichas de dominó; huérfanos el Casino de su recreo; las “lámparas” con el zumo de tomate; huérfanos el caldo y “chato” de vino de la Fifi; huérfana la piscina y el bastón; huérfanos los trofeos de caza, … y huérfanos los gorriones que acudían cada mañana a buscar el pan de cada día, cuando veían aparecer a Manolo por su parcela en Santa Marta.

Este hijo de Lumbrales, emigró Vitigudino arriba a la capital de la provincia, sin abandonar la humildad de su origen y la discreción de la tierra que le vio nacer. Orgulloso de las raíces, supo incardinar a sus hijos con la vieja casona familiar donde vivieron inolvidables verdes años sin otra aspiración que hacer de la felicidad costumbre, entre juegos infantiles, agitación doméstica y trotes callejeros, que hoy su nietita mantiene a caballo con la vela encendida por lomas y praderas brinconesas, donde sosiegan el alma los que llegan del bullicio urbano buscando entre sus paredes el reposo que les niega la gran ciudad.

Reservado benefactor, siempre mantuvo oculta en el silencio la catedral que se construyó con su dinero en la lejana ciudad congolesa de Goma. Y nada dijo de los dos orfanatos con ciento veinte niños recogidos de las calles y en manos de la exmonja Albera, mantenidos con los euros enviados silenciosamente por don Manuel, sin que su mano derecha supiera lo que hacía la izquierda.

Dejamos en esta carta de despedida el sentimiento de gratitud a Manolo por su amistad, su testimonio humano, su ejemplo de generosidad, sentido del humor, compromiso familiar, humilde sabiduría, tolerancia y capacidad para mirar hacia otro lado cuando hacerlo de frente inquietaba su alma con riesgo de llevarle a un conflicto indeseable para este hombre de paz, conciliación, honestidad y verdad, uniendo a la gratitud por tanta donación, el deseo de que se haya encontrado finalmente con el rostro de Dios, tan anhelado por él.

CHE GUEVARA

CHE GUEVARA

images

Con la joven fortaleza de sus 39 años, el cuerpo del luchador por la libertad Ernesto Che Guevara, fue perforado el 9 de octubre de 1967 en la Escuela de La Higuera por un matarife boliviano, siguiendo órdenes del agente Félix Rodríguez: “… Mandé al sargento Terán que efectuara la orden. Le dije que debía dispararle bajo el cuello, ya que así podríamos probar que había muerto en combate. Terán pidió un fusil y entró a la sala con dos soldados: Cuando escuché los disparos anoté en mi cuaderno 1:10 pm”.

Ignoraban los ejecutores que con esa muerte inmortalizaban al revolucionario más popular del siglo XX, que colgó la bata y el fonendoscopio en la percha de la resignación, para cruzarse dos cananas sobre el pecho y salir a campo abierto con la solidaridad por bandera.

Personaje que despierta pasiones encontradas, pero aceptado como símbolo de relevancia mundial. Para sus partidarios representa la lucha contra las injusticias sociales, la rebeldía y espíritu incorruptible. Siendo para los detractores un revolucionario responsable de múltiples asesinatos.

Comandante ideólogo de la Revolución cubana, que llevó la lucha armada por la liberación del tercer mundo a varios países de América latina y al Congo. Héroe venerado y agitador contra el poder instituido, que se ha convertido en símbolo de revolucionario por los derechos ciudadanos. Luchador contra las injusticias sociales, rebelde frente a los explotadores y generoso en su entrega a los desfavorecidos, que mantuvo espíritu incorruptible en medio de la miseria.

TRES REVOLUCIONARIOS

TRES REVOLUCIONARIOS

Bien

En ocasiones, la historia juega con el azar a las coincidencias, haciendo posible el encuentro de vidas, esperanzas, luchas y muertes, como sucedió con tres grandes revolucionarios, que lideraron la independencia y liberación de pueblos oprimidos: Emiliano Zapata, Augusto César Sandino y Che Guevara.

Los tres fueron hispanoamericanos, nacidos en México, Nicaragua y Argentina.

Los tres fundaron y dirigieron grupos populares de liberación.

Los tres arengaron a los revolucionarios con el idioma de la colonización.

Los tres murieron acribillados a balazos por elementos reaccionarios.

Los tres murieron en la juventud de sus treinta y nueve años.

El líder de la Revolución mexicana llevó la sumisión de los campesinos a la resistencia activa contra los opresores, formando el Ejército Libertador del Sur. El revolucionario nicaragüense, “General de los Hombres Libres”, con sus ideas y testimonio estimuló la creación del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Y el comandante ideólogo de la Revolución cubana llevó la lucha armada por la liberación del tercer mundo a varios países de América latina y el Congo.

Despreciables personajes para unos y héroes para otros. Agitadores  del poder instituido, que se han convertido en símbolos de revoluciones populares por los derechos ciudadanos. Luchadores contra las injusticias sociales, rebeldes frente a los explotadores y generosos en su entrega a los desfavorecidos, que intentaron mantener espíritus incorruptibles en medio de la miseria.