Navegando por
Etiqueta: Cisneros

EL INQUISIDOR VALDÉS

EL INQUISIDOR VALDÉS

200px-ValdesSalas

En tiempos de la inquisidora política que persigue coletas, magistradas, herejes políticos y todo lo que se mueve a la izquierda de su destronado trono, es bueno recordar al inquisidor eclesiástico que buscaba herejes doctrinales por las esquinas, con la diferencia de que la primera no puede hacer otra cosa que amagar sin poder dar, y el segundo los quemaba vivos.

La estatua de Fray Luis de León con la mano tendida en paz que preside el Patio de Escuelas universitario, me lleva al claustro de la Universidad de Oviedo donde se yergue la de su fundador, el inquisidor Valdés, que intervino en el procesamiento inquisitorial al profesor salmantino.

Fue el arzobispo inquisidor Fernando de Valdés, padre de un hijo natural, intrigante político y pastor de varias diócesis, antes de presidir el Consejo de Castilla, y después de licenciarse en Salamanca y ser profesor de Derecho Canónico en sus reprimidas aulas universitarias, aunque el nefasto recuerdo que lo trae hoy a esta bitácora fue su vocación inquisidora.

En el año de 1547 fue nombrado Fernando de Valdés como Inquisidor General a instancias del príncipe Felipe, por insistencia de su protector el todopoderoso cardenal Cisneros, que lo llevó en volandas por las diócesis de Orense, Oviedo, León y Sigüenza, hasta sentarlo en el arzobispado de Sevilla.

Disoluto eclesiástico que amasó enorme fortuna al frente de la archidiócesis andaluza con irregulares procedimientos, llegando su riqueza a tales dimensiones que por dos veces le pidió el rey dinero prestado para aliviar la enorme deuda del belicoso Estado, que gastó en cristianas batallas el patrimonio nacional.

El primer préstamo fue solicitado al distinguido clérigo en 1552, que concedió a la corona veinte mil ducados; y la segunda, cuando cayó en desgracia por negarse a prestar a Felipe ciento cincuenta mil ducados que le pidió como ayuda para sufragar los gastos de la guerra que mantenía con Enrique II de Francia, provocando con su negativa la ira del Emperador Carlos V que le obligó finalmente a ceder quince mil ducados para ese conflicto bélico, en un momento en que las fuerzas armadas se llevaban las dos terceras partes del presupuesto.

Ocupó sus ratos libres en censurar obras de pensadores como Erasmo de Róterdam y enviar al Índice de libros prohibidos los escritos de San Francisco de Borja, San Juan de Ávila y Fray Luis de Granada, consiguiendo por méritos propios y muertes ajenas promovidas por él en nombre de la Iglesia, ser uno de los inquisidores más radicales, cuya estatua aún se conserva en el claustro viejo de la Universidad de Oviedo, suponemos que como recuerdo de lo que no debe ser un pastor de la Iglesia, más que como fundador de la misma.

POLÍTICO Y GUERRERO CARDENAL CISNEROS

POLÍTICO Y GUERRERO CARDENAL CISNEROS

images-1

Es obligado recordar en el quinto centenario de su muerte al desconocido Francisco de Jiménez, que pasó a la historia como cardenal Cisneros, oscureciendo su condición de clérigo franciscano, arzobispo de Toledo y primado de España, con el ejercicio de su irrenunciable vocación política y militar, pues fue regente, gobernador de Castilla e instigador de guerras contras judíos y musulmanes ante los católicos reyes, antes de abandonar este mundo el 8 de noviembre de 1517 a los 81 años de edad, tras poner en marcha la Universidad de Alcalá.

Tal vez, sin los consejos del cardenal confesor de la católica Isabel, no se hubiera expulsado a los judíos, los musulmanes no se habrían sublevado en Las Alpujarras y las tres culturas convivirían en paz en la piel de toro, pero el inquisidor general Cisneros no facilitó el entendimiento, sino todo lo contrario, calentando la cabeza de los reyes con el resultado ya sabido por la historia.

Pero el cardenal Cisneros no se conformó con intrigar en la corte y ser látigo implacable de infieles judíos y musulmanes, pues al mando de la capitanía general que ejerció demostró ser un gran estratega militar, forjador de la nueva España que nacía, participando en la toma de Granada y encerrando a Juana la Loca en Tordesillas para que Fernando el Católico recuperara el trono castellano.

Puso firme al clero, persiguió a los seguidores del papa-papá Alejandro VI, despertó a tortazos a los relajados clérigos, impulsó campañas militares en el norte de África, diseñó estrategias de combate y pretendió sin éxito encabezar las tropas en el campo de batalla, con la espada por báculo, el casco por la mitra y la coraza por la capa pluvial.

Recordemos, finalmente, que tuvo en su currículo todos los título imaginables y más poder que todos los santos, pero no fue canonizado.