Navegando por
Etiqueta: castizos

CASTOS Y CASTA

CASTOS Y CASTA

casta

La generalización es antesala del error, pues no todos los curas son pederastas, ni todos los jueces mercaderes de escalafón, ni todos los funcionarios gandules, ni todos los gitanos trileros, ni todos los políticos forman parte de la casta aunque la mayoría sean “castizos”, muchos desciendan de linajes casticeros heredados y todos formen una privilegiada especie singular, separada del resto de los mortales.

Dentro de la casta en la que algunos pretenden meter a todos ellos, conviene distinguir los castos políticos de la casta indecente de politiqueros, porque nada tienen en común unos con otros, aunque los primeros callen y no sean capaces de enviar a los segundos a las tinieblas donde solo escuchen su propio llanto y el crujir de sus dientes.

Forman los políticos castos un pequeño sector necesario en la sociedad, siendo la esperanza de los ciudadanos que estos no se adulteren con gandulería, incompetencia, prebendas y favores, disfrutando solamente del honroso y excepcional privilegio de servir a los ciudadanos, por su mayor capacidad para gestionar la comunidad en la que viven.

Es, pues, obligación de los votantes evitar que la casta ocupe poltronas, dando paso a castos políticos dispuestos a dignificar la vida pública, vengan de donde vengan, porque también merecen una oportunidad quienes no han tenido ocasión de mostrar la «castidad», aunque su inexperiencia no les inmunidad contra el adulterio político.

CASTIZOS

CASTIZOS

Cuando hablo de castizos no me refiero a las personas ejemplares, puras y genuinas. O como decía Unamuno en 1895 al publicar sus cinco ensayos en torno al casticismo, a los íntegros y castos, sin mezcla de elementos extraños.  No, no me refiero a esos. Hablo del amplio grupo que forma casta impura, indecente, despreciable y decadente.

Los castizos unamunianos y ganivetianos nada tiene que ver con los castizos que hoy están decidiendo sobre nuestras vidas. Tal “casta” como se le conoce despectivamente en el mundo de los honrados, está formada por depredadores agremiados para llevarse en crudo y sin pasar por la sartén todos los euros que pasen cerca de ellos, aunque procedan del pote alrededor del cual se sienta la hambruna para distraer la miseria.

La casta que dirige actualmente la sociedad asentando sus posaderas en sillones inmerecidos, esta formada por incultos esféricos, inútiles rebotados, periodistas hampones, franquistas conversos, antidemócratas con pedigrí, analfabetos funcionales, economistas de salón, depredadores titulados, eruditos a la violeta, estafadores en río revuelto, trepadores sin escrúpulos, mequetrefes, tiralevitas, lameculos y oportunistas.

Algo tendremos que hacer los ciudadanos para librarnos de la pandilla de sinvergüenzas que vive a costa nuestra, nos humilla, insulta, ofende y arruina. Algo habrá que hacer para quitarles sueldos, complementos, indemnizaciones, privilegios y poder. Algo habrá que hacer para ponerlos a trabajar en la sociedad donde muchos de ellos no son capaces de abrirse paso en el mercado laboral. Algo habrá que hacer contra «hunos», «hotros» y los del medio.

Algo habrá que hacer, que no sea volar las Institiciones con todos ellos dentro como propone un amigo desvalijado y encolerizado, aunque sólo sea porque están demasiados dispersos en ellas y no caben todos en el anfiteatro de la farsa,  como no fuera colocándolos en capas superpuestas como sardinas enlatadas.