Navegando por
Etiqueta: brújula

RESISTIR

RESISTIR

Camiliño, nuestro último premio Nobel, solía decir que en España el que resiste, gana. O, lo que es igual, en España gana quien resiste. Pero la resistencia no siempre es igual, porque no todas las personas están en las mismas condiciones ni tienen el mismo aguante. En esto, los políticos aventajan al resto de los mortales porque están adiestrados para la resistencia, mientras los votantes agotados desertan, se aburren y hastían, ahogando en la impotencia la resignación por hechos que desaprueban.

Abandonada la lógica natural, oscurecido el sentido común, desterrado el concepto de Estado, postergada la convivencia social, desempolvados anacrónicos fantasmas y con los ciudadanos cansados de defender causas que se defienden solas, quedan pocas opciones para la resistencia, mientras las náuseas nos impiden digerir los platos que nos ponen sobre la mesa política.

Son tantos los digo-diegos, tanta la mendacidad dominante, tantas las promesa incumplidas y tantas las contradicciones, que los ciudadanos deambulamos sonámbulos con el emoticono del asombro en la cara, incapaces de dar una respuesta, porque a nuestra rebeldía apenas le quedan unas gotas en el depósito de la resistencia, mientras planea sobre nuestras cabezas el buitre negro de una nueva crisis, que solo afectará a quienes no la estamos provocando.

Nunca la sordera política fue mayor, aunque todos los líderes presuman de haber entendido el mensaje del pueblo, sin comprender nada. Todos presumen de victoria, menos el “ciudadano” que perdió la brújula y ninguno de su equipo fue capaz de prevenirle sobre el acantilado que tenían delante, donde todos se han despeñado camino de la travesía del desierto que les espera.

Mientras se ponen fronteras unos a otros desde las tribunas, la humanidad cruda y espesa de militantes forman coro rechazando que “no” debe en ocasiones ser “sí”,  o gritando “a por ellos” con la amnesia propia de quien olvida las consecuencia que ese grito ha tenido para los españoles en su historia, cubriendo con ignorante yeso el cuadro de los garrotazos de Goya, preludio de la tragedia más indeseable.

Felicitemos, pues, a todos los líderes vencedores por la derrota que los ciudadanos hemos sufrido, recordándoles la herida que están abriendo como testimonio de una victoria que entrará en la historia por la puerta de atrás, siendo recordados tales líderes como los más carentes del sentido de Estado tan necesario en estos momentos de obligado entendimiento, concordia y esfuerzo unido para salvarnos de lo que parece inevitable.

¡ CUÍDATE !

¡ CUÍDATE !

Eso me dicen ahora mis antiguos alumnos, con indudable cariño, en correos electrónicos, llamadas telefónicas y encuentros: “¡Cuídate!”. Sin que haya podido desentrañar con certeza absoluta el origen y alcance de tan sincero deseo, consciente que no se trata de un sonsonete carente de sentido,  o un latiguillo de moda entre los jóvenes.

Tan noble consejo provoca en mi ánimo ligeras turbaciones, porque ninguno de ellos me explica los argumentos que les lleva, de forma tan insistente, a inquietarse por mi salud, sin que yo haya hecho méritos reconocidos para llevar el desasosiego a sus sentimientos.

A veces pienso que sus buenas intenciones obedecen a que me ven mala cara, y esto les hace pensar en posibles dolencias ocultas que, de momento, se mantienen alejadas de mi horizonte, aunque soy consciente que no tardarán en llegar.

En otras ocasiones, intuyo que me sugieren cuidarme, pensando que llevo mala vida, pero no parece que este sea el caso, porque hago deporte a diario, juego al mus, me siento a trabajar cuando ellos no se han acostado, me recreo pintando, llevo buena alimentación, no fumo, y mis vicios se reducen a compartir un saludable vaso de vino de Ribera de Duero, con los buenos amigos que generosamente me dan su confianza y brindan sinceras confidencias.

A veces también pienso que me piden cuidar la salud para corresponder al proteccionismo que siempre tuve con ellos, devolviéndome los consejos que tantas veces les di para que no hicieran tonterías en la vida y mantuvieran siempre la brújula de sus actuaciones en dirección al norte.

Finalmente, agradezco que me pidan cuidarme, porque escondido en tal deseo hay una carga de afecto, cariño y buen recuerdo que les hace grandes y bien nacidos, por el modo con que expresan su gratitud a quien sólo pretendió hacer de ellos hombres cabales.