Navegando por
Etiqueta: Baco

TUNA DE RONDA

TUNA DE RONDA

tuna1

Proliferan los tunos y las tunas universitarias, donde algunas “tunas” ya se van colando entre los “tunos”, saliendo con garganta afinada, guitarras al hombro, bandurrias en bandolera, acordeones a la espalda, panderetas en las manos y banderas al viento, a rondar a las mozas y mozos casaderos, como ayer hacían por las calles salmantinas un puñado de jóvenes estudiantes luciendo capas negras y clavelitos en su corazón.

Los primeros tunos fueron “sopistas” de conventos, pícaros ambulantes y estudiantes pobres que cantaban al son de laúdes para mantenerse en las aulas, producto exclusivo de la marca España exportado a ritmo de charanga callejera a otras latitudes sin cobrar derechos de imagen por ello.

Los tunantes que juergueaban por la noche dieron el nombre a los tunos que picardían por las ciudades con nocturnidad eximente de toda culpabilidad derivada de los armónicos decibelios que rompen corazones sofocados por la agitación juvenil que estimula los esperados encuentros bajo las capas negras decoradas con recuerdos de corazones rotos.

Los tunos, tunan vagando por vía libre entre las calles, sin ataduras amorosas a los balcones que esperan la rondalla tras los visillos, buscando en la sobremesa de los banquetes de bodas donaciones de los padrinos, al tiempo que pasan la gorra entre los consumidores ociosos de las terrazas compartiendo los placeres otorgados por el dios Baco, sin rendir cuentas a los postores.

Noctámbulas voces erráticas y sin paradero que vagabundean por la ciudad con guitarras destempladas, cantando viejos repertorios de canciones coreadas por los oyentes que hacen corro en torno a los tunantes, mirando de reojo a las mozas embelesadas con los cantos de sirena entonados por los seductores coplistas.

Recuerdo de antiguos trovadores que rondaban a las mozas casaderas haciendo sonar salterios, bandurrias y cencerros al tiempo que cantaban coplas sancionadas por el Maestrescuela, pues en tiempos del floreciente Estudio las rondas nocturnas estaban penadas con ocho días de cárcel, cuando llegaban hasta las puertas de los conventos en los que alguna monja había despertado platónicos amores en el joven corazón de un estudiante pretencioso de su correspondencia e imposibles favores.

BOTELLÓN

BOTELLÓN

Encontré ayer a un antiguo alumno que iba acompañado de tres amigos foráneos camino de un botellón, con tiempo para decirme que vinieron a estudiar a Salamanca porque en la ciudad había mucha “marcha”. Bien. A mí me hubiera gustado oírles decir que se afincaron en esta urbe porque lleva ochocientos años iluminando al mundo con la sabiduría de sus aulas universitarias, pero no fue así.

Los/as jóvenes han tomado la costumbre de reunirse al aire libre para fomentar relaciones, oír música y charlar de sus cosas, acompañados de licores espiritosos que mezclan con bebidas carbónicas para reponer los fluidos corporales que pierden con tanto bacalao, hip-hop y reage, mezclado con cantos en honor a la querida patria asturiana, tan socorridos en las fiestas en honor al dios Baco.

También en mi juventud comprábamos bebidas; hacíamos acopio de vinilos para el pick-up; y los más ligones trataban de convencer a ciertas féminas para que nos acompañaran a los guateques que organizábamos en casa de fulano o en el local de mengano. Esto nos permitía bailar una conga de jalisco entreverada con twist y yenka, mientras acariciábamos nerviosos la primera cintura, sin dejarnos muchas pesetas en el empeño. A la hora oportuna se tocaba retreta y con un Celtas corto en la mano abandonábamos el local, porque entonces “maría” sólo era un nombre sagrado imposible de cultivar en macetas ocupadas por domésticos geranios.

Para que se me entienda, el botellón es algo así como un guateque salvaje que se celebra en la calle durante toda la noche, al que puede añadirse cualquiera sin previo aviso. Comprenderéis entonces que si se cuelan descerebrados “cojos manteca” en la fiesta, las consecuencias son muy negativas para vecinos, participantes y policías, porque estos vándalos han sustituido su masa cerebral por virutas de alcornoque apelmazadas con etanol y sólo responden a barrotes, bozales y grilletes.

No obstante, debe hacernos pensar la rebeldía colectiva de los jóvenes contra el abuso económico de los “garrafones” en bares de copas, y sobre su determinación para boicotear solidariamente al gremio de la “hostialería”, como dice mi amigo Ángel.

El resultado del botellón, cuya finalidad parece tan encomiable, tiene poco que ver con la realidad, por diversas causas. Sí, veréis. Las ciudades no disponen de recintos capaces de albergar en condiciones dignas los cientos de chicos/as que se reúnen en torno a un vaso etílico de plástico. A esto se añade una personalidad inmadura que les impide controlar sus acciones porque en el grupo se diluyen las razonables opiniones personales que mantienen aisladamente cada uno de sus miembros por separado.

El botellón permite al adolescente salir del ámbito gobernado por los adultos; tomar un territorio; y afianzarse en el grupo. Además, beber es un rito iniciático para el/la joven, pero su inmadurez le lleva a un consumo neurótico de alcohol, bien para desinhibirse y mejorar su relación con el sexo opuesto o por presión del grupo. ¿Solución?

No confío en fórmulas represivas, aunque mantengo que los actos vandálicos no pueden salirle gratis a los salvajes. Creo más en la denostada “educación para la ciudadanía” que en las porras municipales. El sarampión democrático no ha pasado todavía y es hora de recordar a la minoría de vándalos que sus derechos terminan donde comienzan los de quienes le rodean.