Navegando por
Etiqueta: Tormes

PICARESCA POSTMODERNA

PICARESCA POSTMODERNA

Los pícaros son personajillos genuinamente españoles, protagonistas por méritos propios de un género literario muy nuestro y definidor del alma hispánica, como son los toreros, las celestinas o los bandoleros de Sierra Morena, siendo la picaresca conducta dominante en la piel de toro durante los últimos siglos.

Pero la truhanería dominante hoy día incorpora una vulgaridad ajena a la gracia mostrada por los granujillas de la picaresca surgida en la transición del Renacimiento al Barroco, donde los guzmanes de Alfarache y lazarillos de Tormes gozaban de simpatía popular por sus fechorías de guante blanco.

La picaresca moderna ha salido de los arrabales para instalarse en colmenas urbanas vecinales, en grandes superficies comerciales, despachos profesionales e instituciones públicas. No se viste de harapos, ni mendiga en monasterios, ni finge cojera, ni tima con estampitas.

Tampoco la practican apátridas menesterosos, ni charlatanes de feria, ni sopistas de conventos, ni cómplices de trileros, porque hoy es madre de la codicia, hija de la golfería, hermana de la mentira, pariente del abuso, allegada de la procacidad, amiga de la impunidad, compañera de la insolencia, vecina del descaro, inseparable de la desfachatez y aliada del atrevimiento.

EL POETA COLINAS

EL POETA COLINAS

articulo-fichero_217763_20161125-jpg6703800

La reina-madre, Sofía, acomodó anteayer el laurel de su premio en la cabeza doblemente despejada del poeta iberoamericano Antonio Colinas, mejorando tal galardón la eterna fama del poeta, junto a su Premio Nacional de Literatura, al de la Crítica y al de Castilla y León de las Letras, todos ellos merecidos por el versificador de la armonía y el equilibrio.

El poeta Colinas eclipsa al novelista, al ensayista, al traductor y articulista, que ha pasado setenta años de vida soñando versos, acompañando soledades de anónimos lectores, consolando desconocidas tristezas, estimulando almas adormecidas y haciendo del verso cotidiano afán y dulce costumbre revivida cada jornada.

Certero sabedor de que la poesía es el genero literario por excelencia; la mejor vía hacia el conocimiento; el medio más eficaz para sentirnos cómplices dichosos; la fuerza para despreciar el innecesario lastre vital; la clave para interpretar la realidad; y el impulso para redimir del tedio la fugaz existencia humana, Antonio de dedicó a concebir poemarios desde su primer balbuceo, con sabiduría propia de seres privilegiado por gracia de singular misterio.

Sin estancar su memoria en la vulgaridad poética, ha subido Colinas al parnaso exclusivo de los privilegiados donde solo llegan quienes hacen de los versos deleitosa tarea; de las estrofas milagro; y de la poesía virtud inalcanzable para el resto de los mortales poetas que en el mundo han sido.

Un poema sin palabra nueva, no es poema, dice el poeta con el alma en bandolera, armonizando belleza y reflexión, sentimiento y pensamiento, literatura y vida, emoción y recogimiento con actual clasicismo poético, hermanando dualidades transcendentes, hasta fundir los versos en densa unidad poética.

Poética universal que sobrevuela fronteras con los pies en tierras bautismales bañezanas, peregrinaciones ibicencas y liturgias salmantinas, desde que en el verano de 1998 decidió clavar su estaca con María José en la ciudad del Tormes, echando el ancla en ella como hizo Unamuno, maridando sus almas y versos, sin más pretensión que darse vida mutua, sabedores que el amor enciende más amor.

Poesía excelsa como acreditan sus “poemas de la tierra y de la sangre”, escritos en la “noche más allá de la noche” “donde la luz llora la luz”, en “hora interior”, “tiempo y abismo”, libando en “la viña salvaje” “desiertos de luz” entre “preludios a una noche total” y “truenos y flautas del templo” con “diapasón infinito” y “silencios de fuego”, junto a interminables “sepulcros en Tarquinia” y con el “astrolabio” en la mano para fijar su posición y altura en las estrellas de la bóveda poética.

Es Antonio humilde amigo, erudito en la tribuna, alma grande, bondad plena y destacado intelectual que da fama, prestigio y brillo a la ciudad de acogida, como hicieron Nebrija, Fray Luis, Brocense y Unamuno con el alto soto de torres, donde los pasos de Colinas deambulan con humilde sordina sobre el granito de la Plaza Grande, perdiéndose entre rúas, plazuelas y callejas, para dejarnos dulces ecos de sabiduría, bondad, mansedumbre, … y generosidad.

EL VALLE DEL COLOR

EL VALLE DEL COLOR

Captura de pantalla 2015-02-12 a la(s) 05.53.57

En el cerro del Santo, junto a la ermita de San Martín que muestra algunos restos de su historia, cobra vida el flujo de agua que fluye cantarina entre las piedras hasta silenciarse complacida en el valle humilde y silencioso al que presta su nombre el río Corneja, ya adulto, antes de abrazarse con el Tormes, entre Navamorales y Horcajada.

Valle que presta al pintor Luciano sus inimitables y mágicos colores, nutridos de anímicos misterios inescrutables, para dar vida en sus lienzos a la sinfonía policromada que hace posible el milagro con pinceles dóciles al silbo del artista, recreando lo invisible a los ojos, en medio del ritmo inaudible de rumores espirituales que vivifica el maestro Díaz-Castilla.

Abulense valle del color, hermanado con el ermitaño peñalbense del silencio berciano que vela el tiempo en el oratorio de San Genadio, donde la luz se funde en las blancas peñas, rebotando hasta el cielo infinito para iluminar el acogedor paraíso del Corneja, donde el alba se distingue del amanecer, insinuando perfiles descubiertos al rayar el día.

Luciano Díaz-Castilla iluminó ayer con su cabellera blanca la Sala de la Palabra dejando hablar su alma con la sabiduría experiencial de quien ha paseado sesenta años sus obras, -hijas del misterioso valle-, por todas las plazas urbanas con argumento para afirmar que nuestra Plaza Grande es el centro dorado del Universo.

Sabed, pues, que los colores tienen su origen y paradero en el valle del Corneja, donde habita la paz y la voz policromada vivifica el arte, la luz y la belleza, dando oportunidad a las estrofas para salvarnos con esperanzadores versos redentores de la miseria moral que ennegrece la existencia, como ayer hicieron los poetas de Pentadrama nublando con pinceles de Luciano la tosca vulgaridad que nos envuelve.

CRUZANDO EL RUBICÓN

CRUZANDO EL RUBICÓN

img_164257

Cuando Julio César decidió cruzar con sus tropas el arcilloso río Rubicón, sabía que la guerra civil sería inevitable, algo que no nos sucederá a partir de hoy a los once salmantinos que ayer cruzamos el metafórico rubicón con un proyecto en la mano, la ilusión en el alma, el esfuerzo a la espalda y la esperanza en el corazón, poniendo en marcha la Asociación de Amigos de Unamuno en Salamanca, a la que esperamos se sumen todos los simpatizantes de don Miguel.

Empresa con felices consecuencias garantizadas porque serán muchas las manos que nos ayudarán a cruzar el Tormes de orilla a orilla, donde nos esperan generosos espíritus que tomarán con nosotros los remos para navegar sobre las aguas del río, cristalino espejo donde se retratan las doradas torres cuando pasa solemne Unamuno bajo el puente viejo dejándonos su vida, obra y pensamiento.

Todo ello sucederá mientras la esperanza descanse tranquila en el curso de la vida, haciendo crecer el recuerdo de don Miguel lento y seguro, como las encinas del campo charro, recibiendo de nuestras seculares piedras la fe, paz y fuerza para el espíritu, como nos dejó escrito el poeta del alto soto de torres salmantinas, provocando en nosotros el empeño de complacer su eterno deseo, diciendo lo que Unamuno ha sido en la tierra adoptiva donde abandonó su vida en manos del misterioso hogar del Padre Eterno.

MI CIUDAD

MI CIUDAD

MI CIUDAD

Me pregunta un desconocido internauta desde qué ciudad escribo este diario, y le propongo jugar a las adivinanzas hablándole de ella para que su entendimiento dé respuesta a la pregunta que formula.

Cuelgo estas notas asomado al balcón de una ciudad con entrañables plazuelas y callejas. Culta, alegre, conservadora y olvidada de veloces raíles, al oeste de la piel de toro, donde sus vecinos se esfuerzan por adquirir la cultura urbana necesaria para desterrar el aldeanismo secular, tratando de eliminar residuales actitudes provincianas y caciquiles propias de otro tiempo, mantenidas por quienes deciden en sus despachos sobre nuestra vida y hacienda.

Una ciudad altanera y orgullosa de ser uno de los más bellos museos al aire libre que pueden contemplarse en el planeta. Sus monumentos, blasones, enrejados y fachadas son un recreo para la vista, especialmente el tapiz pétreo que se levanta sobre las puertas de su inimitable fachada universitaria, del que los japoneses se han llevado una réplica del mismo.

Dos universidades, dos catedrales, cinco puentes sobre el Tormes, un Lazarillo, una Celestina, templos a granel, conventos por doquier, un verraco y una rana, hacen las delicias de los visitantes que desbordan las arcas de centros de hospedaje y alterne, más sonrientes los fines de semana y en vacaciones, cuando atienden  complacientes a los turistas que llenan hasta rebosar sus faltriqueras.

Farolas titilantes iluminan con luz ocre los antiguos rincones, deleitando el espíritu de los enamorados que pierden sus pasos por La Latina, Libreros, Serranos, Veracruz, Tentenecio, Patio Chico…, callejas insospechadas para quien no conozca la ciudad ni haya gustado de la apacibilidad de su vivienda. Contraste que concilia sin esfuerzo con el bullicioso colorido de su Gran Plaza, en horas tendidas al sol con placentero gusto de jóvenes multinacionales que aprenden a amarse en la ciudad.

Metrópoli de lujo para vivir, a pesar de los vándalos nocturnos que la despedazan; de las vulgares palomas que blanquean los aleros, tejados, fachadas y aceras con sus excrementos; de los descerebrados que garabatean groseramente con sprays puertas y paredes; de los gamberros que se abstienen de respetar el descanso ajeno; y de los estorninos que pespuntean de negro cúpulas y portadas.

No sé si haber capitalizado la cultura europea hace nueve años ha mejorado la erudición de sus vecinos en esta ciudad pretendidamente universitaria e intelectual, con plazas “hostialeras” para acoger medio mundo y más de treinta mil estudiantes que sólo aportan “movida nocturna” a la ciudad e insomnio a los vecinos.