Navegando por
Etiqueta: mujeres

FEMINILANDIA

FEMINILANDIA

Feminilandia es un territorio situado a sur de toda lógica y ortodoxia feminista, donde el feminoidismo ha tomado posición ventajosa frente al feminismo que ha mantenido lucha tenaz y duradera a favor de las mujeres para que estas tengan idénticos derechos que los hombres, como acto de justicia que avergüenza reivindicar, porque lo que es justo debía obtenerse sin necesidad de lucha alguna.

Los hombres feministas fronterizos con Feminilandia deben ser cautos en la frontera porque los feminoidistas pueden acusarles de machistas a la primera de cambio, en cuanto se encuentren una capilla ardienta con una estudianta independienta que sea pacienta de la dirigenta de un partido con presidenta no residenta, que levante el dedo acusador apoyada por periodistos, dentistos, poetos, pediatros, taxistos, artistos y pianistos.

En feminilandia puede un feminista acabar en un comisarío de policío por besar a una mujer al saludarla, tocarle el brazo en una conversación o decirle que está muy guapa, algo que les obliga a piropear vecinos sin peligro de ser denunciados, llevarlos del brazo sin asombro feminoidista o darles besos sin problemas judiciales consecuentes.

Las empresas publicitarias de Feminilandia evitán utilizar a las mujeres como reclamo comercial o mostrarlas en pañales inferiores, pero no tienen dificultades en poner imágenes de un hombre en tanga, acompañado de una mujer que le baja los calzoncillos, o publicitar prótesis femeninas de plástico para que las mujeres puedan orinar de pie como los hombres, estando obligados los peluqueros de este territorio a abaratar el corte de pelo femenino hasta equipararlo al del hombre y rebajar el precio de los “intimísimos” femeninos, a niveles de gayumbos.

Radical feminismo de exhibición que enmascara sin pretenderlo el racional feminismo y la detestable violencia de género, cuando feminoidistas de Feminilandia atribuyen potencialidad violadora a todos los hombres o piden la eliminación de los mismos.

Frivolización del feminismo que a nada bueno conduce, ocasionando un inútil desgaste energético que podría emplearse en luchar contra los asesinos descerebrados que siguen enviando mujeres al cementerio, y atacar el sutil machismo que permite a machotes de verdes gónadas controlar teléfonos y relaciones de sus parejas, imponerles prohibiciones, decirles lo que pueden y no pueden hacer, faltarles al respeto o impedirles que trabajen o estudien, entre otras lindezas; a las que pueden añadirse las mutilaciones genitales femeninas, los matrimonios con niñas, las violaciones maritales, los destierros a chozas de menstruación y los abortos selectivos de niñas.

En Feminilandia hay demasiados fuegos artificiales y excesiva lucha por la primacía, sin tener en cuenta que el camino a seguir es igualar y no invertir; acordar, sin ajustar cuentas; y unir las personas de diferentes sexos, sin dividir la sociedad, porque no se trata de batallar en una guerra de sexos entre hombres y mujeres, como hacen feminoidistas y feminiodistos, pues tales excesos están provocando que muchas personas empiecen a colgar las banderas en el perchero de la indiferencia, provocando la irritación de  quienes las descalifican e insultan

Todas las personas que pertenecemos al mundo culto y civilizado, absolutamente todas, somos feministas y apostamos por la igualdad entre hombres y mujeres, rechazando que se discrimine a un ser humano por razón de heredados cromosomas sexuales, negando que sean estos quienes determinen las oportunidades en la vida, la competencia personal, el salario, los derechos y libertades. Por eso, seguiremos siendo feministas, a pesar de que Genoveva Rojo nos acuse de violadores potenciales, y la youtuber feminoidista Jenny McDermott nos condene a muerte por el delito de ser hombres.

EN TORNO AL FEMINISMO

EN TORNO AL FEMINISMO

La huelga feminista ha venido acompañada de variopintas declaraciones a las que añado esta, expresando mi opinión discrepante de algunos juicios de valor emitidos por laringes exaltadas y plumas enardecidas, de uno y otro extremo de la polémica.

No es el feminismo que pedimos, adalid de la bondad intrínseca de las mujeres, sino exigencia de iguales derechos para todas las personas, sin diferenciar el sexo.

No es el feminismo vengativo ni justiciero, sino incluyente y defensor de una justicia social, laboral, salarial y administrativa, que no discrimine a las mujeres.

No es el feminismo adoctrinamiento mental, sino apuesta y compromiso por una educación liberadora en el marco cultural exigido por una sociedad libre, respetuosa, igualitaria y pacífica.

No es el feminismo adscripción forzada a la descreencia religiosa y desprecio a la moral, sino todo lo contrario porque la ética guía el norte de su honorable ideario.

No es el feminismo ariete contra el sexo opuesto para combatirlo y obligarle a ocupar el relegado puesto que durante siglos han ocupado las mujeres, sino mano amable para caminar juntos hacia la igualdad.

No es el feminismo patrimonio de las mujeres, sino de los feministas de ambos sexos, sin distinción de sexo, edad, raza, cultura, latitud o creencia, que luchan por la igualdad.

No es el feminismo salvoconducto para explotar sexualmente el cuerpo femenino deshumanizado, en spots publicitarios, carteles, esquinas y prostíbulos.

No es el feminismo discriminatorio en sus peticiones, porque reivindica para todos los seres humanos derechos simétricos, sin distinción alguna.

No es el feminismo clasificatorio, sectario ni etiquetador, porque no distingue categorías entre quienes luchan por la igualdad, ni establece jerarquías entre feministas, ni hace limpieza de sangre.

No es el feminismo apoyo a la discriminación positiva de las mujeres incompetentes, ineptas y mediocres que ocupan cargos de responsabilidad en instituciones, entidades y empresas, por su condición femenina.

No son feministas las personas calificadas por algunas gargantas y plumas como feminazis, porque el feminismo es respetuosa lucha por la igualdad de derechos, sin fumigar ni incinerar a los del sexo opuesto.

No es feminismo “parir y decidir” por mucho que algunas mujeres canten el conocido eslogan hasta desgañitarse, mezclando culo y témporas, porque el aborto voluntario va por otro camino.

No es el feminismo patología social ni rareza que afecta a un colectivo determinado de personas, lo raro, anómalo y extraño es que haya personas que no sean feministas y pretendan mantener la desigualdad entre hombres y mujeres.

En definitiva, el feminismo asienta su cuerpo ideológico en cuatro pilares: igualdad, libertad, respeto y empatía, con independencia de las condiciones personales de cada cual, comprometiéndose con las mujeres discriminadas y contra la violencia que sufren algunas, desde la mutilación genital femenina en temprana edad hasta la muerte violenta en manos de indeseables y despreciables cazadores de mujeres.

INVERSIÓN DE DOMINIO

INVERSIÓN DE DOMINIO

Se viene diciendo hace años y pocos lo han creído, que a partir del próximo siglo el mundo estará gobernado por mujeres, con lo cual ganarán mucho las generaciones futuras, porque la vida será más amable, habrá mayor bienestar social y estará asegurada la paz.

Pasados los tiempos de dominio de la fuerza bruta. Olvidadas las religiones que condenan las faldas al segundo plano.  Desterradas las leyes que someten las mujeres al macho, llegará la hora del talento, la sensibilidad, la lealtad, la libertad y el dominio de las féminas, aunque hoy todavía se continúe apedreando la infidelidad conyugal de las mujeres en ciertos ámbitos, por confundirla con la infelicidad forzada.

Las sucesoras de quienes fueron estigmatizadas por no llegar vírgenes al matrimonio, hoy consumen anticonceptivos sin esconderse de los inquisidores.

Las descendientes de  mujeres objeto que protagonizaban anuncios en el intermedio de las competiciones, hoy ganan más medallas olímpicas que los machos protectores.

Aquellas que la ley divina ordenaba cortar las manos que agarraban a un hombre por los testículos en defensa propia, hoy responden a las agresiones con leyes civiles.

Las herederas de las despreciadas por parir una hija que eran castigadas con 80 días de suciedad, hoy son un ejemplo de tenacidad y valor.

Las nietas de abuelas que no podían votar ni moverse por el mundo sin autorización de los maridos, hoy defienden la libertad de los hombres.

Las declaradas impuras durante la menstruación, acusadas de transmitir impureza a quienes las tocaran, hoy exhiben orgullosas su disponibilidad a la maternidad.

Las que todavía tienen hoy que demostrar ser doblemente mejores que los hombres en sus puestos de trabajo, lograrán un día desplazarlos de los sillones.

Las romanas que Cicerón sometía a los guardianes masculinos por la debilidad de su intelecto, hoy destacan en las actividades que requieren pensamiento, razón, constancia y reflexión.

Aquellas que para Aristóteles tenían menos dientes y cerebro que los hombres, hoy aprietan los dientes en su lucha por las libertades, con una inteligencia muchos siglos despreciada.