Navegando por
Etiqueta: Andalucía

CRESPONES AZULES

CRESPONES AZULES

j

Un día como hoy de hace treinta y dos años se nos fue de la vida el poeta del Cántico, del canto y la canción, frente a su mar mediterránea y sin decir palabra, porque todo lo dejó escrito en su “Fe de vida” sobre la lisura del agua, antes que la barbarie llamara a la puerta del exilio, presintiendo lejano el regreso a la tierra prometida que le vio nacer.

Eslabón de la Generación del 27, “residente” de Fraud, maestro de poetas y fraternalmente hermanado con Pedro Salinas, fue Jorge Guillén la estrofa suelta de cada día, la densidad infinita del poema y la simpleza rotunda del verso escueto, caminando incansable junto a Germaine por felices senderos de la vida, sin prevenir el manotazo que se avecinaba.

Cárcel, destierro, viudedad, consuelo de Irene, Premio Cervantes y filiación predilecta de Andalucía, antes de retirarse a descansar eternamente en el malagueño cementerio protestante de San Jorge, tras bregar durante noventa y un años con versos universales a la espalda y apátridos pupitres escolásticos.

Se fue en silencio, sin despertar los latidos de las mimosas que esperaban anhelantes la primavera. Se fue con la aflicción del destierro y la esperanza abandonada en el pasillo dolorido de sus versos esenciales. Se fue con luna llena y la certeza del mar haciendo espacio en su horizonte de hombre enamorado. Se fue sin bendiciones, ni cruces, ni responsos, llevándose la indulgencia del agnosticismo en su bondad plena, mientras un coro de voces populares entonaba el Cántico.

Pero antes de marcharse, le oí condenar la guerra y declarar que matar a otro hombre no es un acto patriótico, sino un gesto de cobardía. También le oí decir que estaban contadas sus horas, la víspera de morir.

EL DÍA DE LA SALUD COMENZÓ EN CÁDIZ

EL DÍA DE LA SALUD COMENZÓ EN CÁDIZ

images

Siguiendo la vieja tradición, hoy se sortea la lotería navideña – más conocido como “día de la salud” – dándose el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas que se prolongarán hasta el 6 de enero de 2015 con la llegada a los zapatos de reales obsequios que no cayeron por la chimenea la noche del 24 de diciembre con Papá Noel.

Buen día para recordar que el primer sorteo navideño fue cantado el 18 de diciembre de 1812 en Cádiz, cuando los gaditanos peleaban por la Constitución mientras compraban  décimos a 4 reales de vellón con la esperanza de llevarse los 8.000 pesos del premio gordo, aquel año reservado a Bernardo Nueve Iglesias, propietario del boleto adornado con el número 3.604.

Las telarañas que dejaron en las arcas del Estado las batallas contra el gabacho invasor, agudizó el ingenio del Gobierno que vio en la lotería una forma limpia, fácil y rentable de recaudar fondos sin que los españoles se dieran cuenta de la jugada, surgiendo así la “lotería moderna”, para distinguirla de “la primitiva”, creada años antes por Carlos III.

Desde Cádiz y San Fernando, pasó a Ceuta la fortuna, luego a Andalucía, hasta implantarse en todo el territorio nacional en 1897, cuando fue bautizado el sorteo de hoy con el nombre por todos conocido, repartiéndose durante la incivil guerra dos premios gordos, uno por cada bando.

Suerte deseo a todos los amigos de este blog en el día de la salud, pues en ninguna otra jornada se valora tanto como en esta, sobre todo por los desafortunados que no han rascado más que una simple pedrea o la esperanza de que el “niño” compense la mala suerte de hoy.

CON MI VOTO, NO

CON MI VOTO, NO

voto blanco

En este día de reflexión, previo a las elecciones que se celebrarán mañana al Parlamento Europeo, voy a reflexionar en voz alta expresando a los amigos de este blog el sentimiento que me embarga, ante la negrura que nos rodea, sin más redención que el borrón y cuenta nueva, aunque nada sepamos de las nuevas cuentas que nos esperan.

Nadie duda que las elecciones serán un éxito rotundo para los partidos políticos porque así lo deciden ellos, como beneficiarios de los resultados electorales, aunque introduzcan su papeleta en las urnas media docena de ciudadanos, porque en sus análisis reflejarán el porcentaje de votos obtenidos, en función de los emitidos, como sucedió, por ejemplo, en las últimas elecciones generales del 20 de noviembre de 2011, que aparentemente ganó el PP con 10.866.566 de votos, cuando la abstención y el voto en blanco obtuvieron la victoria con 11.446.511 papeletas, sin esto haya sido tenido debidamente en cuenta por los partidos políticos.

Es opinión generalizada que se está produciendo en la sociedad una degradación moral de grueso calibre, donde los políticos mienten con vergonzante descaro, los banqueros especulan con la miseria ajena, la impunidad de los estafadores humilla la justicia, el desprecio a los desfavorecidos se salva con golpes de pecho, la prepotencia de los imputados impulsa la ira del pueblo, los corruptos y corruptores se mantienen en sus puestos y los defraudadores son vitoreados a las puertas de los juzgados.

En un Estado democrático, esta degeneración solo puede combatirse en los juzgados y  negando el voto a quienes la han provocado con sus actuaciones, silencios, omisiones y ambiciones. No puedo aceptar que todos los políticos sean corruptos, pero mantengo la convicción de que todos son cómplices de lo sucedido, unos por acción, otros por omisión y la mayoría por el silencio guardado ante las fechorías cometidas por otros, permaneciendo inmóviles a la espera de salir en la foto.

Dicho esto, que cada cual haga lo que dicte su conciencia y aconseje su entendimiento, sin atender las peticiones de los beneficiarios de su voto. Por mi parte, pasaré el día con Saramago, releyendo su ensayo sobre la lucidez, revisando la Ley D’Hont y meditando bien la opción que tomaré, antes de acercarme a la urna para depositar en ella mi voto.

HERNANDO II, EL DESCORAZONADO

HERNANDO II, EL DESCORAZONADO

a

Descorazonado está el señor feudal político Rafael Antonio Hernando Fraile, no porque el desánimo y amilanamiento lo tengan postrado, sino por carecer de corazón y tener en su lugar una patata maliciosa y deforme, que bombea al cuerpo social detestables sentimientos hacia personas doloridas por el fusilamiento de sus familiares en tapias de cementerios, cuyos restos se encuentran dispersos en fosas comunes de cunetas rurales.

Se necesita tener un alma congelada en el frigorífico de la desvergüenza, para decir que algunos ciudadanos, huérfanos siendo niños por un vesánico disparo en la sien de su progenitor, sólo “se han acordado de su padre cuando han recibido subvenciones para encontrarlo”.

Asco produce esa vomitona de infamia visceral a los vecinos honrados y a los compañeros nobles de su partido, – como me ha confesado un buen amigo Popular -, enojando, incluso, al mismísimo Quijano, pues a los desgraciados que ya se ha castigado con obras durante décadas, les basta la pena del suplicio sin la añadidura de más ofensas verbales.

No ya por la falsedad consciente de sus palabras, – ya que el Gobierno suprimió hace dos años el presupuesto dedicado a las exhumaciones, como sabe este diputado -, sino por la maldad y descrédito premeditado que han destilado sus biliosas declaraciones en una cadena televisiva, cuyo máximo accionista es la Iglesia Católica, a través de su Conferencia Episcopal.

Este guadalajareño – ¡diputado por Almería! – es un personaje sin sentido del ridículo ni complejo visible, que presume de haber pagado en ICADE una cantidad importante de dinero para que le dieran un Máster, cuando su verdadera especialidad son los insultos, como demostró llamando “pijo ácrata” al juez Pedraz; identificando Andalucía con Etiopía; afirmando que la República provocó el millón de muertos; o responsabilizando a los padres de la desnutrición de sus hijos.

Se le pueden perdonar estos disparates y que haya comparado la bandera republicana con la cruz gamada. Incluso cabe disculpar su desconocimiento de la lengua oficial del Estado y la ignorancia ortográfica acreditada en su Twitter, donde en pocos renglones se encuentran faltas como: verguenza, arabe, Andalucia, Marzo o Almeria, siendo diputado electo por Almería.

Lo que se dirime no tiene color político alguno, pues pertenece al arco iris nacional que a todos abarca. Lo que está en juego es la estética moral de ciertos líderes políticos que denigra a honrados compañeros del Partido. Hablamos del honor de muchos españoles ya reconciliados y sin rencor, que sólo piden dar con el paradero de sus muertos para honrar su memoria. Lo que se pide es respeto, tolerancia, generosidad, comprensión, diálogo, entendimiento y solidaridad, valores humanos y democráticos desconocidos para este alcarreño.

Nadie tiene derecho a jugar con los padres muertos, denigrando a los huérfanos. Y si los jueces desatienden la denuncia presentada por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica contra este portavoz, los ciudadanos deben castigarle en las urnas, porque un ejemplar de tal especie no merece representar a ciudadanos decentes.

No todo vale, señor Hernando, por grande que sea su poder y alargados sus tentáculos en la justicia, porque con sus declaraciones públicas en 13 TV ha pisado la línea roja del sentimiento humano colectivo y eso merece castigo para desagraviar a quienes guardan en su pecho un corazón dolorido, en lugar de un tubérculo como el que usted alberga tras las rejas de sus costillas.

PRIMER BROTE NEGRO

PRIMER BROTE NEGRO

 La torpe visión de la realidad, unida a la pasividad y falta de capacidad de los gobiernos a lo largo de la historia para captar la situación real de los países que gobernaban, ha llevado en varias ocasiones a violentas revoluciones que podrían haberse evitado si quienes ocupaban las cúpulas del poder hubieran realizado los cambios que demandaban los ciudadanos.

En un Estado de Derecho, las leyes son el armazón que sostiene la estructura organizativa del mismo, pero cuando el hambre llama a la puerta y la supervivencia familiar depende de un mendrugo de pan que no llega, la legalidad huye por la ventana. Cuando el hambre provoca el llanto de los hijos y la angustia es la oración de cada día, no cabe la resignación.

Hemos visto el primer brote negro en Andalucía y la respuesta del Gobierno no ha sido atajar las causas que han llevado a la rebelión, sino condenar a galeras a los rebeldes, haciendo un alarde de ceguera poco común, si tenemos en cuenta que un periódico ha publicado los resultados de una encuesta en la que el 89,5 % de ciudadanos aprueban la incautación de alimentos que han hecho los Robín Hoods del SAT.

Vergüenza nacional que a todos avergüenza menos a los sinvergüenzas que ahora claman justicia represiva sin tener en cuenta que la supervivencia no entiende de leyes cuando el estado de necesidad exige alimento, sin importarle en camino a seguir para evitar la hambruma.