Navegando por
Mes: marzo 2011

¿CULPABLES?

¿CULPABLES?

Cobra fuerza la teoría de que son “culpables” los chinos de la crisis económica que estamos padeciendo en el mundo occidental, y tal vez sea verdad. No porque los chinos sean culpables de nada, sino por la lección de economía y  trabajo que la dictadura del proletariado está dando a las democracias occidentales.

Todo viene de la persistencia en el tiempo de bajos intereses  bancarios, provocándose con ello desmedidas inversiones empresariales en construcciones a granel y concesiones masivas de créditos hipotecarios a los ciudadanos para comprar chaletes, bemeuves, cruceiros, tomtones, ipades, aifones y tuveplasmas, sin el debido control por parte de nadie, entre otras cosas porque no fue posible hacerlo ya que los chinos impedían la subida de intereses comprando deuda americana.

Es decir: superinversión + hipotecas basura y complementos = crisis de 2008.

La historia es que el enorme déficit público de los Estados Unidos obligó a este país a emitir deuda pública a elevado interés que fue adquirida en su mayoría por Hu Jintao, al tiempo que maridaba el yuan con el dólar hasta la muerte, para favorecer las exportaciones chinas.

Si a esto añadimos que los chinos trabajan como chinos, no como los occidentales; que tienen sueldos chinos, no occidentales; que los productos que fabrican y venden son chinos, no importados; que las grandes multinacionales exponen con orgullo el “made in China” en sus productos; y que todo el dinero que ganan los chinos lo ingresan en bancos chinos, es fácil comprender que cualquier día compren el mundo con los tres billones de dólares que tienen en divisas extranjeras, ganadas una a una con su esfuerzo mientras nosotros llamamos a restaurantes chinos para reservar mesa y acudimos a las nueve de la tarde los domingos a bazares chinos para comprar un sacapuntas.

 

SIN INTENCIÓN

SIN INTENCIÓN

También en la convivencia diaria se producen daños colaterales a terceras personas, – sin intención de causarlos -, que pueden afectar severamente el estado de ánimo de quienes los sufren, especialmente si éstos son amigos a los que no se quiere perjudicar, sino todo lo contrario.

A veces, la precipitación y el excesivo celo por la verdad, – aunque se trate de cosas menores -,  se ponen de acuerdo para estimular acciones que el sosiego y la meditación desaconsejarían.

A veces, las vísceras se adelantan unos pasos al cerebro, pulverizando gotas de sangre sobre personas inocentes, que no merecen las salpicaduras que les llegan.

A veces, la lectura precipitada de un artículo que llega de improviso, impide ver el nombre del autor que lo firma, y las inexactitudes que contiene hacen presa de la voluntad del lector, cegando su cordura.

A veces, somos tan torpes y tan radicalmente humanos, que sobre nosotros domina la cualidad que menos espacio debía tener entre nosotros. Porque el error que con tanta frecuencia acompaña nuestras acciones, es el peor compañero de viaje.

Pero es entonces cuando el diálogo se abre paso; el perdón viene a repararlo todo; y la presencia del olvido aleja de nosotros las sombras, restaurando las heridas que dejó el yerro.

De nada valdría caminar juntos en esta vida, Antonio, si no fuera posible la redención. Gracias.

 

A PROPÓSITO DE UNA VISITA

A PROPÓSITO DE UNA VISITA

Un destacado magistrado de la asociación Jueces para la Democracia que se ha desplazado a Salamanca con su mujer e hija, para ver la exposición de dibujos de Unamuno que se muestra en la sala de exposiciones del Patio de Escuelas Menores, me pidió que le acompañara en la visita, y quiero agradecerle a Julio Picatoste la nueva oportunidad que me ha dado de comprobar, una vez más, que por encima de las togas judiciales están las personas con toda su dimensión humana y humanista, aunque en el cuerpo judicial abunden más las sentencias que el arte o los versos.

Para quienes hemos dedicado tantos años a la vida y obra de don Miguel, satisface de manera singular encontrar personas que comparten el principal lema de Unamuno, defendiendo la verdad por encima de la paz. Pero si tal actitud es la primera convicción de un juez, la satisfacción es doble.

Desde foros religiosos, políticos y periodísticos, se reclama un rearme ético en la sociedad que no llegará por parte de quienes más cacarean su falta. Mantengo con sentida convicción que la salvación de los valores morales sólo puede venir de los tribunales de justicia, aunque lo deseable sería que llegase de la certidumbre doctrinal laica en una convivencia social basada en la verdad, el respeto, la generosidad y la solidaridad.

A falta de ello, sólo queda esperar el día de la justicia en que los politiqueros purguen sus engaños pegados a los remos de galeras perpetuas; los corruptos se pudran en los estercoleros donde habitan; los explotadores sientan en sus espaldas los látigos que aplican; los estafadores sean víctimas de sus propios engaños; los mercaderes de favores se arruinen en los mostradores; …. y los sufridos ciudadanos vivamos felices entrelazando las manos.

 

IMPUNIDAD

IMPUNIDAD

Cuando uno piensa lo que piensa, que suele coincidir con lo que no debe pensarse, piensa que el pensamiento de los ciudadanos diverge de lo pensado por jueces y políticos, suponiendo que éstos últimos piensen algo que no redunde en su propio beneficio.

¿Y qué pensamos los anónimos ciudadanos en estos momentos de frustración ante la impunidad que protege a los culpables de la situación? Pues que una diferencia importante entre el estado democrático que disfrutamos y el dictatorial que sufrimos, es que bajo el directorio no se autorizaba crítica alguna, y en democracia pueden denunciarse las injusticias y los abusos, aunque las sanciones sean nulas y los resultados idénticos bajo el imperio de cualquiera de los dos regímenes.

Jorge Díaz lo dejó muy claro en su “pancarta”, denunciando que la democracia permite al pueblo el uso de pancartas para protestar, con el fin de que todo quede igual. Lo cual ya es un paso adelante porque la autarquía también mantiene a los enviciados de guante blanco en sus puestos, pero sin autorizar la censura.

¿Dónde están, sino, los banqueros responsables de los puntiagudos chuzos que nos están cayendo encima? En su mismo sitio. ¿Qué ha sucedido con los políticos que incumplieron sus obligaciones auditoras? Nada. ¿Quién protege los millonarios beneficios de los especuladores sin escrúpulos? Banqueros y cajas fuertes.  ¿Dónde han ido a parar los escandalosos ingresos de corruptos constructores que han endeudado con sus ganancias a media España? En sus bolsillos. ¿Cuántos responsables de las Cajas de Ahorros arruinadas están en la cárcel? Ninguno.

No tenemos noticias hasta el momento del suicidio de algún banquero, ni de la deportación de los especuladores, ni de la ruina de constructores, ni de sentencias judiciales que nos liberen de los mangantes que anda sueltos por calles, oficinas, despachos y empresas.

 

ALARMAS LUCRATIVAS

ALARMAS LUCRATIVAS

¿Alguien recuerda  los temblores del mundo ante una posible pandemia producida por la gripe aviar detectada en Vietnam hace once años que apenas ha llegado hoy a las cien víctimas mortales?

Llegó la alarma y como vino, se fue, una vez que los promotores de la idea hicieron caja, porque no hemos olvidado que el Tamiflu, tan recomendado por Bush para hacer la guerra preventiva al virus,  multiplicó el capital de su Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, máximo accionista de la empresa que lo vendió a Roche.

Podíamos decir algo parecido de la encefalopatía espongiforme bovina, o de la mortal gripe A,  que obligó a construir almacenes especiales donde guardar millones de vacunas requeridas por un irracional pánico colectivo, terminando muchas de ellas en el estercolero.

Enfermedades que llegan, alarman a los ciudadanos, enriquecen a unos cuantos y desaparecen sin dejar rastro de su paradero.

Negocio del temor que reserva sus acciones bursátiles a privilegiados estafadores que llenan sus repletas arcas hasta rebosar, comerciando con el miedo ajeno.

¿Cómo se explica que nuestro país fuera apartado en 1960 del comercio internacional de carne de cerdo por una interminable e inexistente peste porcina prácticamente erradicada en 1989, que prolongaron artificialmente en el tiempo los países competidores hasta el 6 de noviembre de 1995 en que el Comité Veterinario de la Unión Europea declaró libre de ella todo el territorio español?

 

ADVERTENCIA

ADVERTENCIA

Que nadie se llame a engaño. Los ciudadanos que deseen mantener hoy día el equilibrio emocional necesario para sobrevivir en la jungla que habitamos por culpa de los de siempre, deben mantener un estado de alerta permanente porque a la primera de cambio pueden verse enfangados en intereses ajenos,  ser cómplices de rentables mentiras para quienes las promueven y sufrir idénticas manipulaciones a los muñecos de un guiñol, por quienes dominan los medios de comunicación, verdaderos creadores de opinión en aquellos que no están suficientemente despiertos.

Saber leer un periódico con objetividad y criterio personal. Asistir a una conferencia con la mente prevenida por lo que pueda llegar a nuestros oídos. Participar en una tertulia con sordina a palabras necias y opiniones ajenas tomadas de terceros. Ver un noticiero televisivo con filtro inteligente de imagen y sonido. Y poner un velo a toda la bazofia dispersa en páginas de periódicos, emisoras de radio y pantallas televisivas, es una exigencia de nuestro tiempo para todo el que quiera ser dueño de sus propios juicios, sentimientos y opiniones.

Estad alerta amigos porque el depredador social no descansa en su insaciable búsqueda del incauto, el crédulo o el imbécil para llevarlo a su redil y obtener de él cuanto ambiciona para satisfacer su ambición de poder y dinero. Seductor de mentes ingenuas, siempre con el ojo en el punto de mira sobre las piezas desprevenidas para cazarlas al menor descuido de éstas.

HISTORIA INÉDITA

HISTORIA INÉDITA

Un buen amigo, sabedor de mi poca simpatía por dos populares periocistas, ha provocado mi curiosidad facilitándome el tercer libro de la saga que han escrito sobre su particular visión de historia de España, y tras leer algunas de sus páginas he quedado en un estado de shock del que tardaré en recuperarme algunos años.

No es que sus análisis y opiniones  discrepen de lo mantenido por acreditados investigadores, es que su descaro les lleva a falsear burdamente datos objetivos e incuestionables, que manipulan y modifican a su capricho y antojo como si de un pasatiempo se tratara.

Recomiendo a quienes se acerquen a este blog que se vacunen urgentemente contra estos virus porque puede tener consecuencias fatales para su estado emocional si llegan a creerse muchas de las cosas que el profesor de Lengua española de Secundaria y su amigo, afirman en el citado libro.

Pero, ¡ojo!, que a nadie se le ocurra criticarlos porque la exterminación del censor puede ser inmediata, ya que a la mínima pedrada que reciben descargan toda su artillería mediática contra el interventor, y ésta es importante porque cuentan con periódico, emisora de radio y canal de televisión de su propiedad, durante las veinticuatro horas del día a su disposición para fumigar al primero que les mire de costado.